21 agosto 2010

El euro subió y luego cayó, volvió a subir y otra vez cae



La situación de la economía europea y estadounidense son las principales influencias que sufren las divisas en los últimos tiempos. Salvo Alemania, con bajo endeudamiento y alta dependencia de las exportaciones, la economía de Estados Unidos y de Europa no es aún boyante. Pero hay enormes diferencias entre países que normalmente en España tienden a infravalorarse. En España todos los agentes parecen haberse puesto de acuerdo para transmitir a la población la idea de que la situación de España es sencillamente un empeoramiento de una crisis que nos viene de fuera.

Nada más lejos de la realidad, en España estalló la burbuja especulativa de la vivienda y eso va a provocar una prolongada depreciación de esos activos y una elevada dependencia de la increíble deuda privada adquirida en los años de la especulación. Para colmo, manifestando un desconocimiento realmente pasmoso de lo que está ocurriendo y ocurrirá, no pocos colectivos se mueven tratando por todos medios de abogar por una reactivación de la construcción, algo que no ocurrirá en muchos años.

Pero bueno, dejando un poco aparte la situación interior vamos a hablar hoy de lo que está ocurriendo con los movimientos entre divisas, fundamentalmente de las fluctuaciones euro-dólar. Si el euro se mantiene bajo o cae, las exportaciones españolas serán muy beneficiadas gracias también a la contención de los precios que propicia la depresión en la que se encuentra el país. Iremos por tanto por buen camino hacia la aún muy lejana recuperación económica del país.

En este contexto el euro alcanzó una cotización preocupante a finales de 2009 cuando se obtenía más de un dólar y medio por un euro. Luego cayó y en medio de la crisis de la deuda griega se cotizaba a 1.18. Después el euro subió superando ampliamente 1.30 y ahora está bajando otra vez, cotizándose hoy a 1.2710.

El euro lleva cayendo dos semanas frente al dólar y alcanzó hoy los mínimos de cinco semanas como consecuencia de las cifras del BCE que muestran debilidad económica y el apetito de los inversores por otras monedas más pujantes. El dólar y el yen han subido respecto a otras monedas equivalentes cuando los indicios muestran que la recuperación económica global está ralentizándose.

Detalles en Bloomberg
Publicar un comentario