26 agosto 2008

¿Qué compañías chinas pueden resistir la recesión de Estados Unidos?

En el resumen que sobre la economía global hicimos en el artículo "Cómo el dinero barato originó la guerra de Georgia" vimos que el desarrollo de China de los últimos años se debe en gran medida a la avidez consumista de Estados Unidos. El mercado más importante del mundo pedía, y China lo producía todo a un ritmo trepidante. Pero las cosas han cambiado ahora que Estados Unidos flirtea con la recesión.
El autor del artículo que comentamos en esta ocasión afirma que visitó el puerto de Hong Kong a principios de este verano, y se vio envuelto en un vivero de actividad, encontró un recinto portuario repleto de barcos cargándose con mercancías chinas para ser exportadas al resto del mundo. Sin embargo, un visitante regular puede observar una diferencia. Nada es dramático – comparado con la situación de hace un año, pero el número de barcos parece ser menor y el número de contenedores ha disminuido. Aquellas grúas gigantes parecen estar un poco menos atareadas este año.
Pero no solamente es Hong Kong, hay una desaceleración (malo cuando empezamos a usar esta palabra) en la mayoría de los puertos de China, país donde encontramos seis de los diez puertos de mayor tráfico de mercancías del mundo. El volumen de contendores está todavía creciendo, pero a la mitad de velocidad que lo hacía el pasado año, y la tasa de crecimiento va declinando cada mes. Está claro que la demanda por las exportaciones chinas está siendo golpeada por la ralentización de la economía global. Es muy probable que la situación siga empeorando, y que se equivoquen todos aquellos que dicen que esta no es la crisis de China.

Credit crunch de USA

La principal razón por la que están disminuyendo las exportaciones chinas es el impacto del credit crunch de los Estados Unidos. Los consumidores norteamericanos simplemente no desean o no pueden comprar tantas mercancías chinas como digerían estos últimos años. Esto puede comprobarse fácilmente, por ejemplo viendo las caídas en las importaciones en el puerto de Los Ángeles, donde el volumen ha caído ya un 14 % interanualmente. El déficit comercial de los Estados Unidos se está beneficiando de esta situación, y poco a poco va también disminuyendo. Pueden verse también los resultados de algunas compañías, por ejemplo China Shipping Container Lines (CSCL), el sexta compañía de contenedores más grande del mundo, que está viendo cómo se debilitan los ingresos de sus rutas transpacífico en comparación con el resto del mundo. Esta relación directa entre los puertos chinos y los mercados de Estados Unidos, vía costa oeste, nos dan las pistas de lo que está ocurriendo.

No obstante, hay que decir, que las exportaciones chinas no han colapsado ni mucho menos, a pesar de este enfriamiento de la demanda estadounidense. Esto es debido a que otros mercados tales como Europa, los nuevos ricos del petróleo como Rusia, y los ricos tradicionales como Oriente Medio, siguen tirando con fuerza. Muchos observadores piensan que el incremento en otros mercados conseguirá hacer equilibrar las cuentas chinas y evitar el colapso que puede suponer cortar la demanda cuando la maquinaria de producción está tan engrasada.

La eurozona será la siguiente región que titubeará

Las últimas cifras de crecimiento de la eurozona que la región está entrando en una etapa de lento crecimiento con bastantes desequilibrios propios y su economía no es mucho más fuerte que la de Estados Unidos. El crecimiento de la región cayó un 0,2 % en el segundo trimestre, por lo que no parece previsible que las exportaciones de China a Europa tengan la fuerza del año anterior. De hecho, los principales analistas ven ya signos de un debilitamiento de la demanda. El volumen de contenedores que utilizan la ruta Ásia-Europa todavía está creciendo, pero el ritmo de crecimiento está cayendo con rapidez. Según las noticias de embarques de la Lloyd´s List, algunos barcos han recortado sus cargas a la mitad intentando mantener la actividad aunque cae la demanda. El incremento de los costes del transporte en largas distancias (en el artículo "Cómo beneficiarse de la subida del precio del petróleo" explicábamos cómo los transportes de larga distancia estaban siendo más perjudicados por la crisis del petróleo).

Cotizaciones de divisas

Ya que la eurozona va hacia la recesión, las cosas pueden ir a peor. Por otra parte, la elevación del renminbi respecto al dólar en los últimos tres años se ha frenado, y Beijing intenta mantener competitivas las firmas chinas en el desacelerado mercado norteamericano. Pero como el dólar está también rebotando fuertemente respecto al euro, el renminbi también está siendo arrastrado, y ello hace que las mercancías chinas sean más caras para los compradores europeos, justo en el momento en el que el consumidor europeo repliega velas y se parapeta ante la recesión que llega.

La pregunta que se plantea es la siguiente:

¿Si la economía China se basa en las exportaciones y los mercados de destino van hacia la recesión, cómo puede China evitar caer también en recesión?

La respuesta es sencilla, no puede evitar al menos una fuerte desaceleración. Cierto es que el crecimiento del GPD de china depende solamente un 15-20 % de las exportaciones, y que las inversiones previstas por el gobierno chino son cuantiosas, pero el país no puede permanecer insensible si fallan sus principales mercados.

Otra pregunta que podemos plantearnos es lo que ocurrirá con la bolsa china pues los inversores están acostumbrados a rendimientos de dos dígitos y su estrategia de inversión se ha basado en esas cifras (muchas veces a crédito). Las acciones de las compañías navieras están cayendo con fuerza en bolsa, China Merchants Holdings, el mayor operador portuario del país, ha caído ya más de un 50 % de los máximos que obtuvo el pasado año. La firma CSCL, naviera, ha caído ya más un 80 %. Muchos inversores que planifican a medio plazo se están dando cuenta que este es el momento de vender y mantener las grandes ganancias obtenidas en estos últimos años.
Hay otras empresas chinas que desde luego no están notando la desaceleración, y estas son las que están implicadas en las grandes obras de infraestructuras que se están llevando a cabo en China.

El resto de Asia

Otra pregunta que podemos plantearnos es la situación del resto de Asia, y cómo está afectando la debilidad de la demanda desde Europa y Estados Unidos. Muchos países realizan en China la parte final del ensamblaje del producto, pero otras fases de fabricación no se ejecutan en China. Consecuentemente, en caso de seguir disminuyendo la demanda de mercancías chinas, es probable que disminuya también la actividad en esos países. Pero esta disminución no se está detectando todavía en los principales productores asiáticos, y el crecimiento de las exportaciones de la mayoría de los países asiáticos continua en la actualidad. ¿Por qué están aún creciendo estas exportaciones? Independientemente de la divisa utilizada, las exportaciones de las economías asiáticas se miden en dólar por lo cual si el dólar se debilita hay un aparente crecimiento de las exportaciones. Pero la debilidad del dólar solamente explica una parte del crecimiento de las exportaciones de la mayoría de las economías asiáticas. El motivo es que la demanda de mercancías desde China al resto de Asia se sigue elevando aunque la demanda de mercancías chinas esté cayendo en Estados Unidos – lo contrario de lo que cabría esperar. Es posible que este incremento interno se deba al efecto Juegos Olímpicos, y que a partir de ahora veamos una brusca caída, pero otra posibilidad es que la demanda china ya esté regulando la economía de Asia de una forma más amplia. Si el motivo es el segundo, la demanda de mercancías quedará sólida aunque caiga la demanda de mercancías chinas desde Estados Unidos.

Los mercados asiáticos

Si volvemos a los mercados, cabe destacar que Shanghai ha caído en la última semana un 5,5 %, continuando el descenso que estamos observando desde hace algún tiempo. Es posible que los inversores chinos hayan perdido la esperanza de una intervención del gobierno chino para salvar los mercados y estén tratando de perder lo mínimo posible. Pero otros mercados asiáticos están también revueltos, por ejemplo el Sensex de la India ha caído un 2,6 % después de cinco semanas de ganancias, y también Indonesia ha caído, en este caso un 5 %. El aceite de palma, una de las principales exportaciones de Indonesia, cerró en el mercado de derivados de Malasia con una caída del 8 % en la última semana, y ya ha caído un 35 %.

Vietnam, por el contrario ha rebotado esta semana con fuerza (10 %) y es una de las pocas excepciones, pareciendo que se recupera del estallido de la burbuja bursátil que estalló en el país antes del verano.

Bibliografía: The Chinese companies that can withstand a US recession. Moneyweek Asia August 2008

Publicar un comentario