22 agosto 2008

Perspectivas de inversión en la República Dominicana

(Actualizado 30/11/2008)
Ya hemos hablado en otro artículo de la irrupción de los países BRIC en la economía mundial, y de las causas que hicieron que países ricos en recursos hayan ocupado un lugar destacable en la economía mundial. Pero también hemos dicho que son muchos los países, de entre los denominados países pobres, que presentan unas óptimas expectativas para la inversión. Son países en los que confluyen cuatro variables: ricos en recursos, costes salariales bajos, estabilidad política y financiera. Creemos que sobre estos países deben poner sus ojos aquellas empresas o inversores que deseen emprender una aventura de internacionalización. El principal motivo es que serán acogidos con los brazos abiertos, y no sufrirán tanto la competencia que supone abrirte camino entre las grandes multinacionales. Iremos comentando en sucesivos artículos los denominados IPF Reports de los que tienen la suerte de disfrutar en el mundo anglosajón. Se trata de informes "pagados" de difusión de las características del país, los cuales son distribuidos a modo de anuncio en The Economist. Para estos países es un gran esfuerzo el que supone la difusión de este tipo de publicidad, y ello nos puede dar una idea de la importancia que se está dando en los mismos a la inversión extranjera como motor de desarrollo nacional. Bueno, sin más preámbulos hablemos de la República Dominicana:

1. Estabilidad política

La RD es un país democrático donde la presidencia está ocupada por Leonel Fernández desde 1996, y desde hace algunos años podemos confirmar que se disfruta de una interesante estabilidad política y financiera.

2. Estabilidad económica y financiera

En el periodo 1996-2000 el país disfrutó de una enorme expansión económica, con tasas medias del 8 %. Posteriormente, en 2003, sufrió la crisis bancaria más seria de su historia, pero el seguimiento estricto de las orientaciones del FMI permitió una rápida recuperación del país. En 2005 el crecimiento era ya del 9,3 %, y en 2007 se alcanzó un espectacular 10,7 %, el nivel más alto en los últimos 19 años y una de las tasas de crecimiento más altas del mundo. Este incremento tan espectacular del PIB, y pese a que el país es pequeño (9 millones de habitantes) y su renta per cápita es baja (3247 $), creemos que supone la aparición de una demanda interna de productos y servicios altamente significativa. Un país en crecimiento intenso siempre es propicio para la inversión extranjera. Si entramos en detalle para averiguar las causas que están provocando este crecimiento económico veremos que todos los sectores están teniendo un crecimiento económico significativo, destacando asimismo el beneficioso que para el país está suponiendo incrementar sus exportaciones. Entre los principales objetivos políticos del país, podemos citar que el gobierno de la RD está centrando sus políticas en añadir valor añadido a lo que se está haciendo tradicionalmente, ya sea en los productos agrícolas o manufacturados, o en los servicios. Es por ello buen momento para invertir en actividades dirigidas a incrementar la mejora tecnológica de las actividades productivas. El momento es propicio para ello, ya que las pequeñas empresas del país están buscando unir sus fuerzas con compañías internacionales que les aporten no sólo capital sino sobre todo experiencia y know-how para fabricar productos de calidad con destino a los mercados internacionales.

"A new culture of Enterprise and innovation is emerging with many players in the prívate sector joining forces with international companies".

Como estrategia más idónea para conseguir un crecimiento rápido, una gran avidez de colaboración con empresas extranjera ha despertado en la RD, y las españolas son las que disfrutan de un mejor posicionamiento ante esta tendencia. En efecto, un gran esfuerzo se está haciendo en el país para lanzar sus productos y servicios internacionalmente y promover el país como destino de inversiones internacionales y centro de tecnología con fácil acceso al mercado norteamericano, el más grande del mundo.

3. Mecanismos de comercio internacional Una cuestión importante cuando se emprende una aventura de internacionalización es conocer cuales son las facilidades para la exportación que existen en el país elegido. Las barreras proteccionistas que aún se mantienen en muchos mercados pueden hundir cualquier aventura para producir en el extranjero. Por todo ello, es vital conocer de la forma más actualizada posible cuales son las posibilidades de comercio internacional que pueden aprovecharse desde la República Dominicana, y muy especialmente los acuerdos de libre comercio existentes. DR-CAFTA: Es el acuerdo de libre comercio firmado entre Estados Unidos y los países centroamericanos de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y la República Dominicana. Su mayor interés para empresas de otros países es que permite establecer una "base de operaciones" en el Caribe para colocar desde ahí productos en toda Norteamérica. Hay actualmente una gran efervescencia comercial, ya sea a través de la carretera Panamericana o utilizando los puertos comerciales del Caribe. Pero el acuerdo de libre comercio es una herramienta con más posibilidades, ya que permite un fácil salto logístico a la costa este de Estados Unidos (donde están las grandes ciudades norteamericanas). Es factible producir a bajo coste en la RD y con unos costes de transporte muy pequeños acceder a la costa este de Estados Unidos. Las exportaciones con barcos de corto recorrido son pues muy rentables porque los competidores que utilicen la ruta terrestre tienen que realizar desplazamientos más importantes y atravesar países no siempre estables. Son muchas las aduanas que tienen que cruzarse y eso resta ventajas competitivas. Respecto a otros posibles países como base para afrontar los mercados de la costa este de Estados Unidos, el resto de los países de mayor tamaño del Caribe (Cuba y Haití) no tienen las mismas posibilidades. Cuba por razones obvias, y Haití por encontrarse en una situación de desarrollo muy por detrás de la RD. Tampoco Puerto Rico es competitivo por las diferencias salariales existentes. En el continente, el país más próximo, Venezuela, tampoco tiene ahora buenas opciones en Estados Unidos, y el resto de los países (Brasil y Argentina) tienen menor capacidad competitiva como consecuencia de los encarecimientos de los costes del transporte. Otro factor a tener en cuenta para elegir la RD como base de operaciones para exportar a Norteamérica es que podremos contar con muchas personas cualificadas que ya tienen "contactos" en sus vecinos del norte. En efecto, el gran mercado de las exportaciones dominicanas es sin duda Estados Unidos, donde se reciben el 85 % de los ingresos de las exportaciones del país. Esto es muy interesante para los inversores extranjeros que pretendan instalarse en la RD, ya que los dominicanos tienen ya abierto lo más importante de todo nuevo negocio: Los canales de distribución. En efecto, siempre que no se entre en competencia con lo ya producido en la RD, es fácil llegar a acuerdos con empresas que ya distribuyen en Estados Unidos para poder de esa forma colocar productos en el norte. Otra cuestión interesante es que las exportaciones a España son proporcionalmente bajas respecto al total, lo cual sin duda hace prever que sea factible encontrar productos competitivos para importar desde España. Para los productores dominicanos es una cuestión estratégica la diversificación de mercados, ya que su dependencia de Estados Unidos es peligrosa, consecuentemente es factible alcanzar buenos acuerdos comerciales con España. El presidente Fernández ha dejado claro que es vital para el país dirigir sus exportaciones hacia mercados que vayan más allá de Norteamérica, para disminuir la dependencia de este país. Esta situación privilegiada de la RD en el contexto político actual, ha sido ya detectada por los países que más codician los jugosos mercados de la costa este de Estados Unidos y que ven como los costes del petróleo les están haciendo perder competitividad. En efecto, los grandes productores asiáticos, Japón, Taiwan y Corea ya se están posicionando para fabricar en la RD todo tipo de productos destinados a la costa este norteamericana. Otros países asiáticos que basan su economía en los bajos costes salariales (sobre todo China, India y Vietnam) seguirán confiando en esa ventaja competitiva, pero ya están sufriendo el problema de los costes de los grandes desplazamientos y algunos de sus productos empiezan a dejar de ser competitivos. El gobierno de la RD está también negociando acuerdos de libre comercio con la Unión Europea y con CARICOM (Comunidad del Caribe). También se están dando los pasos hacia la Free Trade of the Americas (FTAA), que eliminaría o reduciría las barreras comerciales en todo el hemisferio occidental excepto Cuba. La ambiciosa idea del presidente Fernández es crear en la RD algo que vaya más allá de lo que algunos llaman el Singapur del Caribe. Estos acuerdos de libre comercio están impulsando el sector exportador – y particularmente la industria textil, que sufrió ante la intensa competencia de Asia y las cuotas reducidas de exportación a los mercados de Estados Unidos. Las predicciones apuntan hacia un incremento de 17.000 millones de dólares en las exportaciones para los próximos dos años. Otras medidas para facilitar el comercio son las que se están tomando respecto a las zonas duty-free dominicanas, desde donde parten el 80 % de las exportaciones del país.

4. Actividades productivas en la RD

Las actividades productivas de la RD son aún muy limitadas, y su economía se mueve sobre dos ejes fundamentales: A) Turismo: La RD es el país más visitado de las islas del Caribe, y sólo de Estados Unidos recibe más de un millón de visitantes anualmente. Las inversiones en el sector son muy fuertes, pues en 2006-08 se espera alcancen los 6.200 millones de dólares B) Industrias agrícolas: Caña de azúcar, cacao, tabaco, café, etc. Pero como siempre decimos, no hay que buscar negocio en sectores ya maduros y entrar en competencia con los productores ya establecidos, sino que lo interesante es buscar nuevas actividades productivas, y son muchas las que están por desarrollar en la RD. La RD, igual que el resto de Sudamérica, gasta aún mucho dinero en importaciones costosas de equipos que pueden fabricarse allí fácilmente.

5. Los problemas energéticos en la RD

La RD padece endémicos problemas energéticos por la necesidad de importar todo lo que necesita, y ello ha abierto las opciones a realizar inversiones en materia energética. La pujante industria necesita soluciones energéticas a corto plazo, y ya se están tomando medidas, especialmente en el sector de las energías renovables. Estos proyectos van destinados a aumentar la capacidad de producción y a reforzar las instalaciones del sistema de transmisión desde Santo Domingo a Santiago de los Caballeros. Otro de los problemas sobre los que se está trabajando es el de los apagones, que aún está sin resolver. El impago de los consumidores y el robo de electricidad, a pesar de los subsidios del gobierno, origina que los grandes distribuidores de energía sean incapaces de pagar a los generadores, por lo cual los generadores cortan el suministro. Muchos consumidores son incapaces de pagar la electricidad o rehúsan a pagarla porque el suministro es errático. El resultado es un círculo vicioso que ha dejado profundas deudas y el suministro de energía es tan poco fiable que muchas empresas y negocios optan por salir del sistema convencional de distribución e instalar sus propios generadores. Los generadores instalados hasta el momento dependen de combustibles fósiles, y como consecuencia del incremento de los costes de las materias primas esto ha propiciado que los costes energéticos sean muy elevados en la RD. Como consecuencia de todo ello, invertir en la RD debe valorarse teniendo en cuenta las necesidades de suministros energéticos y la forma de obtenerlos.

6. Invertir en energía en la RD

El crecimiento económico de la RD y los problemas energéticos que sufre el país crean el escenario adecuado para que las inversiones en energía y distribución sean de las más interesantes de cuantas pueden ejecutarse en el país. Ya hemos visto que las energías renovables han recibido un fuerte estímulo gubernamental en RD, y se posicionan como uno de los subsectores que experimentará mayor crecimiento. También la eficiencia energética, en todas sus posibilidades está siendo ya demandada por la industria dominicana, especialmente la de procesos agrícolas y el sector turístico. Proyectos como la micro-CHP son una forma muy interesante para disminuir costes de explotación y la inversión se recupera en poco tiempo. En años pasados se han emprendido obras ambiciosas que no han logrado conseguir obtener los objetivos previstos, y ante las tendencias actuales creemos que ha llegado el momento por apostar por la generación distribuida (ver aquí el impacto de la generación distribuida en Europa y Estados Unidos).

7. Últimos indicadores económicos

A punto de terminar 2008, los indicadores de la República Dominicana siguen siendo buenos, especialmente el comportamiento del P.I.B. Una información detallada de todos los indicadores puede obtenerse en el portal del Banco Central de la República Dominicana.

Publicar un comentario