06 agosto 2008

Invertir en plásticos

En estas tumultuosas fechas en las que todo parece estar en crisis es conveniente decir que realmente son pocas las actividades que están sometidas a un ajuste severo. Básicamente la construcción, industria auxiliar y la producción de artículos de lujo u ocio. Los excesos del crédito se están pagando ahora, pero muchas actividades siguen su curso, e incluso algunas están en pleno boom.
El plástico, si bien también ha subido de precio, lo cierto es que aún continúa siendo barato cuando se trata de sustituir a otros materiales que han subido aún más, como los metales o el vidrio. Los nuevos plásticos pueden alcanzar aplicaciones que hasta hace poco eran impensables para estos materiales, y ello propicia el ahorro de costes en numerosas actividades. Comentamos en este artículo una noticia aparecida en Foodservice Packaging Institute el pasado mes de marzo de 2008.
Aproximadamente dos tercios de los fabricantes y suministradores de envases de un solo uso para alimentos en Norteamérica esperan que el año 2008 sea mejor que el 2007 para su actividad. Estos datos proceden de una encuesta anual llevada a cabo por Foodservice Packaging Institute. Pese a la ralentización económica, y la casi inminente recesión a la que se enfrenta Estados Unidos, casi tres cuartas partes de los fabricantes encuestados afirman que comprarán nueva maquinaria en 2008 para incrementar o mejorar su capacidad productiva. Las nuevas inversiones irán dirigidas fundamentalmente al segmento de servicio de productos alimenticios.
En Europa, casi tres cuartas partes de los fabricantes de envases dirigidos al sector de la alimentación responden que esperan volúmenes de ventas superiores a los del último año, y casi todos esperan mejorar en beneficios. Un tercio de las respuestas indican que este año se comprarán nuevos equipos y se planea expandir ligeramente sus operaciones.
Los clientes de la industria del envase en servicios relacionados con la alimentación no son tan optimistas. En Estados Unidos, no más de un tercio de las encuestar indican que sus ventas serán este año mejores que el pasado.
De particular interés es para la industria del envase es que la mitad de las respuestas indican que la comida rápida o para llevar aumenta su proporción respecto al total. Es decir, parece ser que la gente come menos en restaurantes convencionales y busca productos más baratos, y en esos productos los envases de plástico tienen más presencia. Reina el optimismo en la industria de envases de productos alimenticios, aunque quedan pendientes algunos desafíos:
  • Desarrollo de nuevos productos en respuesta a las llamadas a envases sostenibles.
  • Regulaciones gubernamentales respecto a los materiales que pueden contener alimentos.
  • Incremento en los costes de las materias primas.
  • Compresión de los márgenes.
  • Fusiones y adquisiciones.
  • Percepción pública de que estos embalajes son un residuo.
  • Disminución de los costes de producción.
Publicar un comentario