19 octubre 2009

Nueva tecnología solar altamente innovadora desarrollada en España

La prestigiosa revista de divulgación científica ScienceDaily recogió hace unos días una reseña en la que hablaba de un proyecto de investigación en energía solar desarrollado en la Universidad española Pablo de Olavide.

El grupo de la UPO, dirigido por Juan Antonio Anta, está trabajando en la optimización de un tipo de célula fotovoltaica (Grätzel cell) que artificialmente imita la fotosíntesis.

Las células Grätzel son dispositivos fotovoltaicos que toman ventaja de la interacción de semiconductores estructurados con un tamaño inferior a un nanómetro y un tinte orgánico que actúa como un colector solar.

Este tinte puede ser sintético o natural y puede incluso permitir el uso de la clorofila para este tipo de células.

Los investigadores en UPO han comenzado a estudiar cómo esperan incrementar la eficiencia de los componentes orgánicos basados en eosina o mercurocromo, conocidos como disolventes verdes. La idea es prevenir la evaporación de los compuestos líquidos y consecuente reducción en eficiencia.

Los estudios previos muestran que las sales iónicas son menos volátiles y ésta es la característica que se pretende explotar. Por su estado líquido, estos tipos de disolventes tienen altos niveles de viscosidad y durante los meses siguientes continuará su estudio para trabajar en diferentes alternativas con líquidos iónicos, su síntesis, etc.

Aunque ya está presente en el mercado la tercera generación de células (por ejemplo, para recargar teléfonos móviles), su uso en la práctica es aún una anécdota. Sin embargo, debido a sus propiedades de flexibilidad y variedad de colores y formas, el futuro de estas células queda en nuevos nichos de mercado tales como decoración o uso en ventanas coloreadas que no sólo permiten pasar la luz sino que también generan electricidad.

En otro orden de cosas, aparte de la rápida amortización de los costes de producción de energía – estimado en un año de uso – es también importante el bajo coste de los materiales. Los materiales orgánicos son usualmente más baratos.

El principal desafío tecnológico al que se enfrentan los investigadores es la degradación de las células.

Adaptado de "Solar Cell Efficiency Increased By incorporating Ionic Salts".

http://www.sciencedaily.com/releases/2009/10/091013205958.htm

Publicar un comentario