04 octubre 2009

España desestabiliza profundamente el mercado mundial de la producción de módulos fotovoltaicos

Esto es lo que puede leerse en "solar market to recover…eventually", una noticia aparecida en EDN, Electronics Design, Strategy.
La industria fotovoltaica ha sufrido un durísimo varapalo durante la crisis financiera internacional, ya que la demanda ha caído aproximadamente en un 50 % y ello ha ocurrido en medio de un severo excedente de stocks que han creado incluso dudas sobre el futuro de la industria.
Los problemas de la industria fotovoltaica se deben a tres eventos que coincidieron con un momento en el que la industria se encontraba en un momento de severo sobresuministro. En primer lugar, en 2008 entraron en funcionamiento grandes proyectos de incremento de la capacidad que venían ejecutándose desde un par de años antes. El segundo motivo fue el colapso del sistema financiero. En tercer lugar fue la situación de España, donde cambios en la legislación alteraron el panorama mundial.
España se había convertido en líder mundial en instalaciones fotovoltaicas, con una potencia instalada en un solo año que ascendía a 2-2,5 GW. Ésta fue la mayor cantidad de energía solar que se ha instalado en un solo año en todo el mundo.
El 28 de septiembre acababa el plazo para poner en marcha todos los parques solares, porque a partir de esa fecha se disminuirían las primas a la tarifa. Ello originó una demanda de módulos a escala global que hizo pensar a los fabricantes que la demanda se aproximaría al infinito. Todos los grandes fabricantes mundiales pensaban en incrementos anuales del 50 – 100 %, que se mantendrían durante tres o cuatro años. Los fabricantes alemanes, japoneses,…; no conocen la idiosincrasia de los españoles y pensaron que esta demanda inusitada era un proceso natural que continuaría creciendo. Ninguno pensaba que a partir del 28 de septiembre, el país que más módulos solares demandaba en el mundo, pasaría a demandar "cero" paneles. Realmente los fabricantes internacionales no han entendido todavía lo que ha ocurrido en España.
Pero lo que ha puesto en jaque a fabricantes y distribuidores, y ha destruido todas las expectativas del boyante sector fotovoltaico español, ha generado una gran oportunidad para los usuarios finales. Los precios de los paneles solares y otros implementos auxiliares han caído de precio con fuerza ante la necesidad de eliminar el stock actual.
El sobresuministro de polisilicio que debe absorber el mundo es ahora 2,5 – 3 veces mayor que el que se demanda (según la compañía de investigación de mercados Gratner Inc). Llegan por tanto buenos tiempos para que los que realmente necesitan energía solar puedan obtener por fin precios competitivos.
La influencia del fenómeno "español" se entiende mejor si analizamos la producción mundial de paneles fotovoltaicos. Al respecto indicamos que la producción durante 2009 será de 8 GW. Ello supone que España no sólo era el principal consumidor mundial de paneles fotovoltaicos, sino que en un año consumía la tercera parte de lo que se produce a nivel mundial. No es de extrañar que al cortarse la demanda española en un 100 % (ya no se hacen parques solares), el mercado mundial sólo haya podido absorber 4 Gw. Es fácil deducir de estos datos que si bien la crisis financiera internacional ha tenido influencia en el sector fotovoltaico, el elemento perturbador ha sido la caída del mercado español que ha dejado de consumir drásticamente 2,5 GW. Si a eso añadimos que a finales de 2008 se pusieron en marcha muchos proyectos para incrementar la producción, podemos deducir que si los fabricantes mundiales de paneles fotovoltaicos lo están pasando mal, ello se debe fundamentalmente al fenómeno acaecido en España. La perturbación provocada por España se percibe también si apuntamos que en 2007 todo el sector de la fabricación mundial no consiguió vender más de 3,4 GW y en 2008 vendieron 5,4 GW. Con estas cifras puede deducirse que aproximadamente la mitad de los contenedores que se fletaban en 2008 cargados con paneles solares tenían como destino España.
Lo que no entendemos tampoco es cómo los fabricantes no se dieron cuenta de lo que estaba ocurriendo y siguieron asumiendo riesgos. No entra en lógica alguna que un solo país absorba la mitad de la producción mundial de un producto y eso no acabe en una catástrofe, como de hecho ha ocurrido. Muchas empresas españolas están acariciando la quiebra como consecuencia de esta caída drástica de la demanda. Lo lamentamos profundamente, pero lo cierto es que ya en marzo de 2008 advertíamos en este blog que estábamos en medio de otra burbuja, "la burbuja solar".

Perspectivas para el futuro

Para alinearse con las nuevas condiciones del mercado, los productores de módulos y células solares están reduciendo sus planes de expansión e incluso su producción actual. De hecho, en 2009 estaba previsto producirse 12 Gw y finalmente quedará en el rango de 8 Gw. Los precios de todo lo relacionado con la energía solar han caído a una velocidad vertiginosa, y ello está abriendo nuevas posibilidades. El mercado tardará un tiempo en absorber el sobresuministro actual, y ello permitirá que durante un tiempo la energía solar sea accesible en aplicaciones para las que hasta ahora no era viable. Pero lo acontecido este año no impide que otros mercados más estables sigan a su ritmo. Tres mercados continúan fuertes en 2009, Alemania, Estados Unidos y China. Se espera que en 2010 la recuperación alcance 1 Gw.

Publicar un comentario