14 octubre 2009

Optimizando la cadena de suministros mediante estrategias de outsourcing

Una de las estrategias más interesantes para optimizar la gestión de un sistema productivo es el outsourcing o subcontratación de parte de la actividad. En este artículo hablamos de algunos conceptos claves que ayudan a entender cómo implementar estas estrategias de innovación organizativa empresarial.
Históricamente cuando una firma se refiere a la cadena de suministros se refiere a los procesos comerciales que están bajo su control. Estos procesos pueden controlarse relativamente bien donde la planificación de la producción es relativamente fija. Pasadas iniciativas para mejorar el rendimiento de la cadena de suministros se enfocaron en la reducción de costes, la eficiencia, el Total Quality Management (TQM), Just in Time (JIT), y las Sigma Initiatives.
Pero para ser competitivos hoy en día hay que ir más allá de la reducción de costes, y muchas empresas no entienden que resulta vital aumentar la agilidad, innovación y saber participar en alianzas estratégicas. Estos conceptos no son entendidos hoy en día por muchas empresas, es algo que vemos diariamente. El éxito fulgurante que las actividades empresariales encuentran cuando encuentran un nicho vacío puede verse truncado bruscamente si no se entienden y aplican estos conceptos.
Entre las principales ventajas de las estrategias de outourcing, o subcontratación, está la de poder responder con más eficacia a las fluctuaciones de la demanda. En efecto, en caso de caída brusca de la demanda la empresa no corre riesgos. A la vez, la empresa puede satisfacer mejor los incrementos de la demanda si tiene bien implementado un sistema de subcontratación.
Un concepto importante es el descrito por el célebre estudioso de la teoría del partenariado, el profesor Michael Porter. Según sus lúcidas teorías cualquier actividad en la cadena de valor que no proporcione una ventaja competitiva real es candidata a una estrategia de outsourcing con un partner que pueda proporcionar ventajas en coste o valor. Con esta tendencia al outsourcing de más funciones, la cadena de suministro se extiende más allá de las funciones internas de una organización. Pero las oportunidades de ventajas competitivas y agilidad comercial también originan una mayor necesidad de comunicación, organización, transmisión de información y objetivos compartidos entre los partners de la cadena de suministro.
La cadena de suministros se entiende hoy en día en sentido amplio como la cadena de valor del producto.
El Supply Chain Operations Reference Model (SCOR) incluye todos los procesos relacionados con planning, sourcing, producing, delivering, y returning goods. Hoy en día la innovación está estrechamente vinculada a los procesos de colaboración entre los partners de la cadena de suministro y la forma de mejorar la eficiencia y calidad.
Es un objetivo muy importante trabajar sobre cómo una firma se diferencia respecto a sus competidores y sobre cómo alcanzar una mejor alineación entre su estrategia comercial y ejecución operacional.

Gestionando el riesgo

La descomposición de la cadena de suministros siempre representa un riesgo que hay que saber gestionar con la implementación de objetivos y procedimientos detallados de actuación. Entre los riesgos que deben ser evaluados podemos mencionar la disponibilidad de personal cualificado, riesgos de suministros, escasez y fluctuaciones de riesgos de las materias primas, obsolescencia, fluctuaciones en tipos de cambio extranjeros y averías de planta.

Collaborative planning forecasting and replenishment (CPFR) es un concepto que busca la gestión cooperativa de inventarios obteniendo productos a través de la cadena de suministros. La información se comparte entre suministradores y vendedores al detalle planificando la demanda del cliente. Proporcionando visibilidad en tiempo real de la demanda e inventarios, CFPT busca hacer el proceso de la cadena de suministros más eficiente mediante:

  • Disminución de inventarios, logística y transporte.
  • Mejorando el flujo de mercancías desde los suministradores de materiales, fabricantes y venta minorista.
  • Identificando rápidamente discrepancias en previsiones, inventario, y órdenes de datos de forma que los problemas puedan ser corregidos antes de que impacten en las ventas o beneficios.
  • Gaining up front agreements – SLA scorecards.
  • Compartiendo información.
  • Respondiendo a asuntos como la forma de mejorar los procesos.

La cadena de valor de alto rendimiento comienza con un énfasis para crear un ambiente donde el rendimiento y la información operacional se comparte de una forma transparente. Esto crea un ambiente de trust, que da fuerza a los socios de la cadena de suministros para colaborar de una forma proactiva que resuelva los problemas operacionales mientras que constantemente se esfuerzan por conseguir modos innovadores que mejoren el rendimiento total y alcancen un valor mayor.

Enormes beneficios se derivan de las estrategias de compartir información, objetivos de rendimiento, indicadores de rendimiento (KPIs) claves e información operacional. Creando estrategias de compartir información se asegura que la alineación necesaria esté en su lugar.

Para maximizar el rendimiento a través de la cadena de valor, business intelligence (BI) debe proporcionarse a través de toda la organización desde una perspectiva tanto estratégica como operacional. El mapa estratégico proporciona un modelo integrado que equilibra diversos propósitos y procesos a través de la organización. Los objetivos e iniciativas se describen en las cadenas de causa y efecto, que luego se implantan en cascada a través de la organización, de forma que cada participante comprende cómo se miden los objetivos corporativos.

En la implantación de los sistemas de gestión del rendimiento deben seguirse todos los sistemas operacionales de la unidad comercial. Se necesita gestionar objetivamente los indicadores y planificarlos para cada unidad. Se necesita asimismo revisar el rendimiento de cada unidad y los objetivos dentro del contexto de la organización como un todo.

Actualmente existen aplicaciones completamente integradas para la gestión del rendimiento operacional llamadas Performance Management Framework (PMF). PMF ofrece los mejores atributos de una herramienta y una aplicación. Como herramienta es adaptable a cualquier tipo de medidas, estructuras dimensionales, o metodologías estratégicas. Como aplicación estos programas vienen completos con cientos de medidas predefinidas, modelos de datos y analíticos, informes, herramientas de publicación, flujo de trabajo en colaboración, alertas, y más.

Un ejemplo de marco de integración de datos construido según PMF procede de iWay Software, una compañía de diseñadores de sistemas de gestión de la información. iWay solutions permite acceder a más de 300 activos de información incluyendo bases de datos, aplicaciones, documentos (HIPAA, EDI, SWIFT, etc.) y medidas de fuente.

La clave del éxito de los ambientes competitivos de hoy radica en la capacidad comercial de responder a la demanda del cliente en tiempo final. Esto puede alcanzarse solamente mediante el alineamiento y estrategias a través de toda la cadena de suministro y compartiendo información exacta. Cada participante en la cadena de valor debe buscar optimizar e integrar el nivel de servicios que proporciona de una forma virtual y sin ataduras. Los beneficios de tener una cadena de suministros de alto rendimiento son enormes.

Bibliografía: Alan Eisman. Optimizing Performance Across Your Supply Chain. Information Builders.

Palabras clave: Performance management system, high-performing supply chain

Publicar un comentario en la entrada