04 marzo 2008

¿Por qué Japón no consigue mejorar su productividad?

Durante los años 70 y 80 el milagro económico japonés convirtió a esta nación en un coloso económico, sólo superado por Estados Unidos; pero el estallido de su burbuja inmobiliaria en 1990 y la crisis financiera que llegó después ha mantenido a este país alejado de las economías boyantes. Nos interesa saber que uno de los fenómenos que propició el resurgimiento de la economía japonesa fue el desarrollo de las técnicas de mejora de la productividad. Japón desarrolló las técnicas más modernas de mejora de la productividad de su tiempo, dentro de las cuales podemos tomar como símbolo la experiencia revolucionaria creada por los ingenieros de Toyota. El sistema Toyota tuvo su origen en la necesidad particular en que se encontró Japón de producir pequeñas cantidades de muchos modelos de productos; más tarde aquel evolucionó para convertirse en un verdadero sistema de producción. A causa de su origen, este sistema es fundamentalmente competitivo en la diversificación. El sistema Toyota es muy elástico; se adapta bien a las condiciones de diversificación más difíciles. Y así es porque fue concebido para ello. Pero todos aquellos logros parecen haberse olvidado. Intentaremos en este post analizar por qué la productividad de Japón no crece actualmente y extraer consecuentemente enseñanzas que pueden servir a otros países para prevenir errores que generen la caída de su productividad. Como fuente documental nos basamos en “The world´s second-biggest economy is still in e funk – and politics is the problema”, publicado en The Economist February 23rd 2008. La crisis que actualmente viven otros países, especialmente Estados Unidos, pero también España o el Reino Unido, deben mirar las acciones de los gestores japoneses para evitar los errores del pasado. Estos errores provocaron que hasta 2005 Japón no pudiera finalmente librarse de sus graves tensiones financieras y la deflación posterior. Resulta bastante sorprendente que la segunda economía del mundo no haya podido aún atajar la causa de sus problemas. Uno de los sucesos más importantes que sucedieron en el Japón de los 90 fue el colapso del Nikkei, el cual actualmente no ha podido recuperar más que los dos tercios de su valor en 1989. La diferencia más importante de la situación actual en la que las bolsas sufren un periodo tumultuoso es que el gobierno de USA buscó culpables y ha reaccionado agresivamente ante los problemas. En Japón, por el contrario el gobierno es cómplice de ocultar los problemas y practicar el confusionismo durante años. Uno de los problemas más graves que tiene el Japón actual es que su productividad es desastrosamente baja: ¡El retorno de una inversión es aproximadamente la mitad que en América! El consumo está todavía languideciendo, debido en parte a que las compañías están fallando en aumentar los salarios. Los tropiezos burocráticos han costado bastante a la economía, y Japón necesita hacer reformas comerciales y sobre la competencia sin las cuales la economía continuará siendo frustrante.
Publicar un comentario