05 marzo 2008

¿Qué conocemos de la economía cubana?

La tan sesgada información que nos suele llegar en todo lo referente a Cuba hace que no sea fácil encontrar información objetiva sobre la economía de la isla. Trataremos de aportar algunos datos interesantes en este breve artículo, utilizando datos cuantitativos de la economía cubana publicados en “The Economist Febriary 23rd 2008” La economía moderna de Cuba tiene su singularidad en el nacimiento mismo del sistema político que tantos años la ha gobernado. Lo más sorprendente de su historia reciente quizás sea que Fidel emprendió la invasión de Cuba con un yate medio hundido, el Granma, en el que iban 82 hombres. Le esperaban alertados por traidores y soplones más de 35 mil hombres en armas incluyendo a la policía, un ejército dotado de tanques, 10 navíos de guerra, 15 guardacostas y 78 aviones de combate y transporte. Todo ello con el firme apoyo de Estados Unidos que en aquel momento soportaba a una de las dictaduras más sangrientas de América latina. A sierra Maestra consiguieron llegar solamente doce hombres y desde allí se iniciaron la lucha guerrillera que culminó con la entrada triunfal en la Habana. Sin entrar en detalles políticos que no nos interesan lo cierto es que aquellos hombres singulares lograron gobernar durante unos años de una forma completamente errática, pero luego consiguieron el apoyo de la Unión Soviética. A finales de los 80, Cuba tenía un crecimiento anual próximo al 15 %, pero el hundimiento de la U.R.S.S. hizo contraerse a la economía cubana en nada menos que un 35 %, sufriendo la población una recesión con efectos catastróficos. Como en los tiempos de la Sierra Maestra Fidel parapetó a toda la población y respondió declarando un “periodo especial” que implicaba una austeridad drástica, próxima a lo imposible, y reformas económicas pragmáticas. Su gobierno alentó el turismo en masa y la inversión extranjera; especialmente en hoteles, minas de níquel, comunicaciones y exploración petrolífera. Se permitió un mercado de granjeros, para suplementar las austeras raciones oficiales, y por primera vez desde principios de los 60 se licenció a las familias para regentar negocios como restaurantes (paladares en el área caribeña) o realizar trabajos de reparaciones domésticas. La economía cubana consiguió recuperarse e incluso tuvo picos de crecimiento superiores al 5 % en algunos años, pero también fuertes vaivenes y crecimientos próximos a cero. La situación estaba otra vez paralizada en 2001 cuando Cuba comenzó a recibir ayuda de la Venezuela de Chaves. Hasta 20.000 médicos cubanos, entrenadores deportivos y profesionales de la seguridad trabajaron en Venezuela y Chaves proporcionó a cambio 92.000 barriles de petróleo diarios. En 2006 el crecimiento de la economía cubana rondaba un increíble 15 % anual y 2007 acabó con crecimientos por encima del 6 %. Algunas de las medidas de Castro han sido espectaculares por afectar a todo el país en cosas cotidianas. Entre las medidas tomadas en eficiencia energética, y de eso los cubanos saben mucho. Destaca la sustitución de 52 millones de bombillas incandescentes por otras de bajo consumo. Los cortes de luz, frecuentes en los países caribeños, han desaparecido prácticamente en Cuba. También mencionaríamos los créditos chinos que han facilitado la entrada masiva de coches chinos de bajo coste, y sustituyen a los vehículos de los años 50 que circulan en Cuba. Deseamos que con la nueva etapa que se está abriendo en Cuba, el pueblo cubano pueda superar tantas décadas de austeridad y recuperar por fin la prosperidad que sin duda merece.
Publicar un comentario