28 diciembre 2008

Guía básica sobre divisas y mejora de la competitividad

En nuestra sección “Divisas y competitividad” intentamos recopilar aquellas noticias que tienen utilidad para aprender cómo afectan los cambios en las divisas en los negocios internacionales. Saber moverse en estas tendencias es muy importante en cualquier negocio de internacionalización puesto que nos servirá para sacar partido de estos cambios en las cotizaciones. De hecho, la rentabilidad de nuestra inversión internacional va a depender mucho de cómo sepamos movernos en el mundo de las cotizaciones de divisas. Vamos a aprovechar hoy para hacer una pequeña recopilación de las ideas básicas que sobre divisas debemos tener en cuenta para plantear un negocio internacional. Algo básico y sencillito que nos permita entender cómo pueden afectar en el futuro próximo los grandes cambios en las cotizaciones relativas de las divisas más importantes. Vamos, se trata de aportar unas ideas esenciales sobre lo que debe conocer cualquiera que pretenda realizar negocios fuera de su país. No vamos a hablar de los múltiples instrumentos financieros que existen en los negocios internacionales sino simplemente de las ideas básicas a tener en cuenta para iniciar un proyecto de internacionalización. En español tendremos que bucear bastante en google para encontrar algo que merezca la pena sobre este tema. No obstante, si mencionamos la página del Icex como una de las más destacadas, el resto de las páginas institucionales andan dispersas por las diecisiete Comunidades Autónomas, donde cada una de ellas desarrolla proyectos similares pero cada una con sus correspondientes hechos diferenciales.
1. Análisis de restricciones en el país de destino
Cuando ya tenemos decidido realizar negocios en algún país, lo primero que debemos hacer es estudiar si existen aranceles o tipos de cambio muy altos, control de divisas u otras restricciones que encarecen las exportaciones/importaciones que tengamos previstas. Este problema ha ido disminuyendo con los años, pero aún es muy importante en gran parte del mundo. Si no estudiamos este problema junto con otros como incentivos a empresas extranjeras, costes logísticos (fletes) y recursos productivos, seguro que acabaremos teniendo graves problemas. Una vez que se han estudiado en detalle las variables de la internacionalización, conviene empezar siempre con operaciones de exportación ocasionales o experimentales. Antes de pretender una internacionalización regular es conveniente siempre iniciar proyectos sencillos.
2. Riesgo del tipo de cambio
Las variaciones en los tipos de cambio entre divisas es uno de los mayores riesgos de los negocios internacionales. Consecuentemente, la empresa debe estudiar con detalle su influencia en las operaciones que tiene previstas, especialmente si se realizan en espacios temporales prolongados. Nos referimos por ejemplo a una obra de ingeniería, pues durante su ejecución pueden variar las divisas de tal manera que se desplome la rentabilidad de la ejecución del proyecto. Para gestionar este riesgo, lo primero que debemos hacer es considerar la variable “tipo de cambio” dentro de los análisis de rentabilidad de la inversión o actividad prevista. La mayoría de las empresas no se complican mucho la vida y simplemente buscan conseguir una cobertura adecuada a su política de la gestión del riesgo. Normalmente lo hacen sin pensar en especular, pero lo cierto es que en los tipos de divisas la especulación es la norma. En cualquier proyecto de internacionalización debe estudiarse el riesgo a la exposición a los tipos de cambio, algo sencillo a partir de un estudio económico financiero. Posteriormente, y en función del riesgo calculado, se determinará la cobertura más competitiva. Siempre hay que intentar reducir al máximo la cobertura utilizando preferentemente una cobertura parcial. Algunas de las herramientas son cobertura interna, cobertura con derivados, diversificación, combinación del control general. Incidimos en que es muy importante la cobertura pero sólo en aquellas partes del proyecto en las que es realmente necesaria. También es muy importante intentar que en el acuerdo comercial se establezcan plazos contractuales que permitan realizar previsiones a corto. De manera particular para España, el uso del euro ha conseguido mejorar sensiblemente la competitividad internacional del país.
3. Previsiones en los tipos de cambio
El tipo de cambio estimado es un factor determinante a la hora de valorar la exposición al tipo de cambio, y al respecto diríamos que cuanto menos volátil sean las fluctuaciones de cambio entre las dos monedas analizadas menor riesgo estamos asumiendo. Consecuentemente, el grado de incertidumbre en la estimación del tipo de cambio es la variable más relevante a tener en cuenta, y en segundo lugar las incertidumbres macroeconómicas y los cambios en el nivel de exposición. En cuanto a la fiabilidad de las previsiones, en el corto plazo la confianza supera el 50 %, pero conforme se dilatan los plazos la fiabilidad disminuye. En las previsiones de los tipos de cambio se consideran sobre todo dos tipos de variables: las macroeconómicas y las del mercado de divisas. Las variables macroeconómicas más importantes, por orden de preferencia son: expectativas y variación en la inflación, variación de los tipos de interés a largo plazo, déficit presupuestario, desviación de la paridad adquisitiva y crecimiento de la economía.
4. Instrumentos de cobertura
Entre los instrumentos de cobertura más utilizados destacamos entre los internos la facturación en moneda local y el matching de entradas y salidas. Los instrumentos de cobertura externos se usan mucho menos: préstamo o endeudamiento en divisas, contrato de futuros, opciones y swaps.
5. Situación macroeconómica actual
Si pretendemos iniciar actualmente un proyecto de internacionalización desde la zona euro lo primero que debemos considerar respecto al tipo de cambio es que el euro está actualmente mucho más valorado de lo normal. Ya hemos hablado en varias ocasiones de ello desde que iniciamos Todoproductividad. El efecto más destacable ha sido la caída del dólar respecto al euro, que ya comenzamos a analizar en el mes de marzo (ver “Efectos de la caída del dólar”). Posteriormente hemos hablado en varias ocasiones del incremento de la cotización del euro respecto a la mayoría de las divisas más débiles (por ejemplo “Cambios importantes en las divisas de Brasil y México”). En el “Análisis detallado de las economías emergentes ante el credit crunch” estamos viendo también que son muchos los países que están cayendo frente al euro. También hemos mencionado en otras ocasiones que monedas fuertes como la libra esterlina o las coronas del báltico están cayendo frente al euro. Esto quiere decir que en la situación actual, será rentable importar de casi todos los países pero será algo más difícil exportar. También tenemos una ventaja fundamental y es que actualmente comprar actividades productivas a precio de ganga puede ser una opción muy interesante para las empresas de la economía de la zona euro.
6. Previsiones para el futuro
Si compramos actividades productivas fuera del área euro y luego pretendemos cambiar a euros deberemos tener en cuenta que es probable que los beneficios disminuyan. Las previsiones a día de hoy son que el dólar puede caer en picado, no solo respecto al euro sino también frente a otras monedas fuertes como el yen. El motivo no es otro que las medidas que tendrá que tomar Obama para sacar al país de la recesión. El gobierno de U.S.A. necesitará incrementar los niveles de deuda, según nos cuenta hoy Akio Mikuni, presidente de la agencia de calificación Mikuni & Co. Según esta agencia, el dólar puede perder tanto como el 40-60 % de su valor frente al yen, a menos que la economía japonesa tome drásticas medidas para ayudar a la economía norteamericana. El enorme déficit presupuestario de los Estados Unidos van a ser un lastre muy pesado para la nueva administración, que se enfrenta a la peor recesión conocida desde la Gran Depresión. En fin, no deja de ser un panorama incierto el que se presenta en el futuro, no sólo en cuanto a variables macroeconómicas, sino también en cuanto a los tipos de divisas. Eso indica que el seguimiento de las divisas va a convertirse en una cuestión de supervivencia para todos aquellos que emprendan aventuras de internacionalización empresarial.
Bibliografía:
Publicar un comentario