06 diciembre 2008

El escándalo solar y las enseñanzas para el futuro

En los últimos años han proliferado las fórmulas de inversión novedosas que apuestan por la obtención de beneficios en proyectos de generación de energía obtenida a partir de fuentes renovables. En los primeros días de existencia de este blog ya alertábamos, o intuíamos, que algunas fórmulas de inversión empleadas en España no parecían muy fiables (ver “La burbuja solar”). El motivo no era otro que la información poco fiable dada por los promotores de estas inversiones. Como no podía ser de otra forma ya han estallado los primeros escándalos serios. En este artículo vamos a analizar cómo está la situación en España, y vamos a ver también que modelos siguen los fondos de inversión internacionales que operan con energías renovales, para ver si podemos extraer algunas conclusiones interesantes.
. Panorama en España
.
Independientemente de la existencia de muchas empresas serias, que con honestidad hayan informado a quienes depositaron su confianza en este tipo de inversiones, lo cierto es que ya sea por falta de profesionalidad o simplemente por temeridad, lo que está claro es que nos encontramos ante un escándalo de no pequeña dimensión. .
En primer lugar tenemos las denuncias que contra la empresa Sifa Fotovoltica han presentado algunos de sus clientes. Independientemente de lo que haya pasado aquí, lo que no nos parece serio es que se obligase a los inversores a asumir el riesgo de pedir un crédito garantizado con un activo que el propio inversor no controla. Es decir, la práctica habitual empleada por muchas empresas promotoras de huertos solares ha sido que el inversor pida un crédito con garantías personales para financiar la planta de la cual tiene una pequeña participación. Dicho de otra forma, en caso de que los gestores de la planta lo hagan mal, el inversor no sólo pierde todo su dinero, sino que asume en cualquier caso el pago una deuda que multiplica por diez o más lo invertido inicialmente. Dado que los inversores no tenían medio alguno independiente para controlar y supervisar el “negocio”, esta estrategia nos parece de lo más arriesgada, pues se depende totalmente de la pericia y honestidad de los promotores de huertos solares. El problema no es que se obtenga más o menos rentabilidad, sino que el problema está en que la rentabilidad puede ser cero, y sin embargo la deuda del inversor sí que hay que pagarla. Es más, si el promotor tiene pérdidas importantes, el inversor tiene que responder por todo el crédito que se le ha concedido. ¿A nadie se le ocurrió exigir garantía alguna a la empresa promotora y simplemente se depositó una confianza ciega en la misma? .
Pero el panorama puede ser mucho más grave (ver 1, 2, 3, 4 y 5), ya no sólo por los casos de corrupción detectados, que lo consideramos lo de menos, sino sobre todo por la falta de profesionalidad e “ingenuidad” de las empresas que han gestionado la construcción o promovido estos parques solares. Según lo publicado estos días, el informe de la CNE ha encontrado las siguientes deficiencias en la inspección de parques solares:
  • Instalaciones inscritas pero que aún estaban en fase de obras, de explanación y/o sin instalación de placas solares.
  • Instalaciones en situación correcta para evacuar energía a la red si se quiere cobrar la retribución del antiguo Real Decreto 661/2007, pero conectadas a red después de esa fecha.
  • Instalaciones con deficiencias en las propias instalaciones o en la línea de conexión a la red.
  • Instalaciones con potencia inferior a la registrada.
Cualquiera que conozca un poco el mundo de la distribución, se habría percatado rápidamente que intentar este tipo de artimañas no daría resultado. Pero lo peor de todo es la dimensión que han alcanzado los efectos de estas deficiencias. En efecto, las irregularidades no es que se refieran a una pequeña parte de las instalaciones tramitadas, ni mucho menos, es que el escándalo afecta nada menos que a 3.300 Mw. Para el que no lo sepa, estamos hablando de una potencia suficiente como para suministrar energía a más de 660.000 familias.
.
Las causas .
El Ministerio de Industria ha recibido con incredulidad y estupor el informe de la Comisión Nacional de la Energía, pues el descuadre en los datos alcanza proporciones colosales. Como ya se ha dicho por ahí, el escándalo de las subvenciones de lino tan solo sería una pequeña anécdota comparada con lo que tenemos ahora. Y las causas del escándalo están muy claras, la normativa vigente establecía unos plazos para cumplir con la ejecución de los trabajos de puesta en marcha y no se han cumplido, y ello lleva implícito la pérdida de los incentivos que hacen teóricamente rentables estas instalaciones. Consecuentemente, no se obtiene el derecho a las compensaciones públicas, y la inversión se desmorona como un castillo de naipes. Muchas de las empresas le echan la culpa a los procedimientos de tramitación, a las distribuidoras y a la crisis financiera. Pues bien, esto no demuestra más que ingenuidad. .
Cualquiera con experiencia en tramitación de proyectos industriales conoce bien los enormes problemas que supone la tramitación de cualquier actividad industrial, así como la inflexibilidad y rigidez de la administración en el cumplimiento de los procedimientos (algo por otra parte totalmente obvio). Cierto es que la inoperancia de la administración tiene gran culpa de estos retrasos, pero estos problemas afectan a TODOS los expedientes; y no solamente a los de parques fotovoltaicos. El problema aquí ha sido que se vieron las primas como “maná caído del cielo”, y la vorágine del sector les hizo asumir con temeridad la presunción de que qué el gobierno iba a prorrogar la vigencia de la anterior normativa. ¡Por favor, esto no ocurre nunca!¿Cómo pudieron pensar siquiera eso? Todos los procedimientos administrativos de concesión de incentivos tienen una fecha de vigencia “improrrogable”, unas partidas presupuestarias definidas. ¿Cómo podía siquiera pensarse que iban a aparecer 3.000 millones de euros por arte de magia. Esto lo sabe cualquiera que se dedique a la tramitación de proyectos industriales. ¿Cómo pueden comprometerse miles de millones de euros de inversores pensando que “a lo mejor” el gobierno prorroga el Real Decreto de incentivos? Y peor aún, viendo que no hay prorroga posible, no se les ocurre otra cosa que registrar instalaciones inacabadas.
. ¿Y cómo se invierte en el resto del mundo?
.
La inversión en energía es actualmente un buen negocio, y una fuente importante de captación de dinero; pero las inversiones no parecen ser tan “artesanas” a lo que hemos visto en España estos últimos años. .
La estrategia más común es la de los “Alternative energy mutual fund”, cuyo funcionamiento vamos a analizar brevemente a continuación. Básicamente estamos ante compañías de cierto prestigio que “captan” dinero de inversores de cualquier lugar del mundo. Es decir, lo primero que distingue a estas compañías es la implementación de estrategias para dar “credibilidad a los inversores”, para lo cual deben tener capacidad para valorar objetivamente las inversiones que van a acometer. Aquí en España, por el contrario, cualquiera que haya tenido habilidad ha montado una empresa y en poco tiempo estaba atrayendo grandes cantidades de dinero proveniente de inversores de su entorno. .
Volviendo a los alternative energy mutual fund, diríamos en primer lugar que estos fondos se limitan exclusivamente a captar fondos, pero nunca los invierten directamente. El dinero captado se invierte posteriormente en un grupo de compañías diferentes. Veamos algunos fondos:
  • New Alternatives Fund: NALFX Mutual Fund: Este fondo comenzó a operar en 1982, y lo que hace es invertir en compañías relacionadas con las energías alternativas. Es decir, capitalizan estas compañías: Vestas Wind Systems 5.09%, Gamesa Corporation Technologica 4.98%, Abengoa SA 4.23%, Iberdrola Renovables SA 4.19%, Acciona SA 4.01%, EDF Energies Nouvelles SA 3.95%, Brookfield Asset Management Inc. 3.85%, South Jersey Industries 3.79%, Schneider Electric SA 3.65%, Q-Cells AG 3.43%, Ormat Technologies, Inc. 3.32%, Koninklijke Phillips Electronics N.V. 3.14%, Companhia de Saneamento (ADR) 3.02%, American Water Works Co. 3.00%, Johnson Controls, Inc. 2.91%, Solar Millenium, AG 2.67%, Baldor Electric Co. 2.66%, Compagnie de Saint-Gobain 2.64%, Orkla-Borregaard AS, Inc. 2.60%, Nordex AG, Rostock-EUR 2.46%. Para cubrir los problemas puntuales de pérdidas de algunas actividades, lo que hace el fondo es diversificar al máximo, y jugar también con el riesgo de las fluctuaciones en las cotizaciones de las divisas.
  • Guinness Atkinson Global Energy Fund Review GAGS: Este fondo se ha creado en 2006, y su filosofía es parecida, pero en este caso lo que hace es invertir en compañías en las cuales más del 50 % de sus ingresos proceden de fuentes de energía alternativas. Este fondo diversifica aún más las inversiones, y sus inversiones se extienden a sectores como el petróleo, gas natural, carbón e infraestructuras eléctricas. Entre sus actividades está la exploración, descubrimiento, producción y distribución.
Estos fondos no están desde luego exentos de riesgos, pero la ventaja que tienen es que el riesgo se diversifica enormemente, que nunca gasta el dinero quien lo recibe, y que existen medios objetivos para ir valorando sus resultados. Sobre este último punto, destacamos el “Alternative Energy Index”, o dentro del Dow Jones tenemos el “World Alternative Energy Index”. Una lista detallada de fondos que invierten en energías alternativas y limpias puede encontrarse aquí.
.
Por último, mencionamos algunos fondos de inversión innovadores que abren caminos de interesante exploración, pero siempre desde luego con el mismo planteamiento del resto de los fondos de inversión. Nunca dar el dinero a quien se lo va a gastar, y muchísimo menos aún participar en iniciativas que transformen en comisionistas a los accionistas. Todo aquello que huele a comisión suele salir mal, pero la gente no acaba de percatarse de ello y cae una y otra vez sin remedio. Bueno, mencionando estos fondos innovadores:
  • MAPIC: Este fondo sudafricano se dedica a hacer inversiones en proyectos socialmente responsables. El fondo invierte en activos convencionales pero también en proyectos de infraestructura social y viviendas en áreas sin desarrollar de Sudáfrica.
  • Inversiones en metano: En este artículo se habla de los fondos que invierten e metano, que como ya hemos visto en otros artículos se está convirtiendo en una interesante actividad de desarrollo energético.
Publicar un comentario