07 mayo 2008

¿Crisis de la construcción? En la India desde luego no

Cuando el sector de la construcción se desmorona en España, resulta inútil tratar de buscar negocio donde no lo hay. Eso ha ocurrido siempre así, y esta vez no será una novedad. Pero eso no quiere decir que dejemos las máquinas paradas. No se trata de esperar a que mejore la situación, sino que la solución es reestructurar el negocio existente y buscar nuevos mercados, y el secreto está en la internacionalización. Las empresas grandes podrán embarcarse solas en esta aventura, pero las pequeñas también podrán hacerlo utilizando “joint ventures. Las empresas que han realizado fuertes inversiones en maquinaria pesada tiene ahora la oportunidad de buscar mercados en los que el sector está creciendo muy rápido, y es fácil colocar “horas de máquina”. Uno de los países especialmente interesantes a los que dirigir es la India. En efecto, este país planifica gastar en infraestructuras durante la próxima década nada menos que un uno seguido de doce ceros, y se trata de un país donde el sector de la construcción está poco desarrollado. Son muchas las empresas que están posicionándose en la India, prestas a proporcionar los servicios necesarios para el desarrollo del sector, y como vemos en este artículo de Bloomberg, las cifras que se manejan son multimillonarias. La bolsa de Bombai, por ejemplo, está sintiendo estas inyecciones de capital, y ha obtenido en el mes de abril una revalorización del 15 %, y eso que estamos en plena crisis global del “credit crunch”. Los proyectos de infraestructuras de la India, están experimentando el mayor crecimiento del mundo tras la locomotora China. Podríamos decir que las empresa constructoras no tienen capacidad para cubrir las carteras de pedidos, ni para construir lo que los planificadores Indios conciben en medio de la riqueza que está entrando en India. Los proyectos de infraestructuras en la India abarcan todas las ramas conocidas, desde las carreteras al ferrocarril, pasando por infraestructuras aéreas e hidráulicas. Y es que cuando un país se hace rico de la noche a la mañana como ha ocurrido en India, lo primero que hace es invertir en infraestructuras. También los suministradores de materias primas, especialmente los que tengan productos competitivos, tienen mucho que decir en India, ya que están surgiendo preocupaciones por el lado de los suministros. En fin, esperemos que las empresas españolas, o latinas en general, no dejen pasar esta nueva fuente de negocio y tengan capacidad para competir con las ingenierías y constructoras de habla inglesa que ya se están repartiendo el pastel.
Publicar un comentario