23 mayo 2008

Islandia ante el credit crunch

Se habla poco en España de Islandia, pero en TODOPRODUCTIVIDAD tenemos vocación de explorar lo que se conoce poco; puesto que si algo está en la cresta de la ola no suele ser negocio. Volvemos pues a hablar de países poco conocidos con la esperanza de lanzar ideas que sirvan para contribuir a estimular la maltrecha balanza comercial española. Islandia, pese a ser un país pequeño en medio de la nada, ha tenido un papel relevante en las finanzas internacionales y actualmente hay también un gran debate en el país sobre el aprovechamiento de sus recursos energéticos. En efecto, proporcionan a los inversores energía prácticamente sin coste con tal de que se instalen allí empresas. Pero volviendo al credit crunch, Islandia ha llevado a los extremos la tendencia de estos últimos años de devorar dinero barato. La alegría prestando dinero, que a la vez era pedido prestado a otros, ha sido monopolizada por sus dos grandes: Landsbanki Islands HF y Kaupthing Bank. Estos dos pequeños bancos, de un país con menos habitantes que la ciudad de Córdoba (España), se hicieron grandes a base de financiar operaciones de crédito en toda Europa. El resultado es que el sistema bancario creado en Islandia tenía un tamaño que suponía nueve veces el P.I.B. del país. Todo lo que ocurría en Islandia, como sus primeras agresivas subidas de tipos, afectaba a muchas operaciones financieras en todo el continente. Los tipos islandeses subieron y subieron, y ya están del orden del 15 %. Imagínense qué tipo de proyectos financiaban en Islandia a estos tipos de interés, digamos que Islandia se convirtió en una entidad de “crédito fácil” pero a lo grande. Como no podía ser de otra forma ante una política tan agresiva, todo se desmoronó cuando empezó a faltar el dinero, consecuencia de las restricciones de los mercados de crédito. La bolsa estalló, la inflación empezó a subir, y la corona islandesa cayó un 26 % este año respecto al euro. Los precios de la vivienda, que se habían doblado desde 2001, están también cayendo. El Banco Central de Islandia, cuyos pronósticos serían relativamente optimistas, ya ha previsto una contracción de la economía del 2,5 % en 2009, y un 1,5 % en 2010.
Publicar un comentario