06 mayo 2008

¿Hay algún país donde realmente no importa gastar el dinero?

Si la respuesta es afirmativa, desde luego el lugar es esa fuente inagotable de petróleo que son los Emiratos Árabes Unidos. Creemos fervientemente que Emiratos es un lugar idóneo para invertir, ya que sus habitantes requieren productos y servicios no imaginables ni en las sociedades más avanzas. Y la cuestión es que no fabrican nada, casi todo lo importan, así que en nuestra opinión esta región del golfo debe estar en lo alto de la agenda para cualquiera que emprenda una aventura de internacionalización. El sector de la construcción en Emiratos alcanza niveles inimaginables ni siquiera en booms a escala europea, y el lugar emblemático para comenzar nuestro viaje de negocios es la capital de emiratos, Abu Dhabi, que con una producción de petróleo de 100 millones de toneladas al año, es probablemente la ciudad más rica del mundo. Sorprendentemente, hasta 1961, no hubo en Abu Dhabi una sola carretera pavimentada, ya que no eran necesarias para los pueblos nómadas que habitaban la zona, pero las cosas han cambiado, y cambiarán mucho más si la escalada del precio del petróleo continúa. El Golfo es ahora una potencia financiera con un crecimiento y empuje sin precedentes en la historia, con una capacidad de inversión capaz de desequilibrar gobiernos. Construir el único hotel de siete estrellas del mundo y crear una avenida llena de edificios de gran lujo en medio del desierto sólo ha podido ocurrir aquí, concretamente en Dubai. Además de las impresionantes obras de construcción que se están llevando a cabo en la zona, otro hecho caracteriza la región, y es el elevado precio de los alimentos. En un país donde no se produce nada salvo petróleo, todo tiene que importarse, y los exportadores de alimentos tienen un mercado realmente interesante en una población con un alto poder adquisitivo. Incluso el negocio de la energía solar ha florecido en el desierto, pese a los problemas que el polvo origina sobre la capacidad de captación de energía. Por último, indicar que la inflación está creciendo también en Emiratos, y el precio de la vivienda se ha disparado. Pero la renta crece, aumentó un 30 % en 2006 y un 17 % en 2007.
Los datos cuantitativos de este post proceden del artículo “How to spend it”, publicado en The Economist April 26th, 2008.
Publicar un comentario