12 mayo 2008

El negocio de las social networks

Hace diez años Microsoft compró una pequeña compañía, la cual tuvo la idea de proporcionar un servicio gratuito de e-mail basado en el web, esa compañía se llamaba Hotmail. Esta estrategia sigue dando buenos resultados a los gigantes de internet: Buscar nuevas ideas que ya están funcionando e incorporarlas a su compañía a golpe de talonario. Este mes ha sido AOL, un portal que pertenece a Time Warner, un gigantes de los viejos medios, quien ha comprado Bebo, una pequeña pero pujante social network. El negocio se ha firmado en 850 millones de dólares. El servicio e-mail nunca llegó a ser un negocio, y lo reconocen Google, Microsoft, Yahoo, AOL y otros. Los anuncios en las web que proporcionan servicios de e-mail suponen solamente una parte pequeña de sus negocios. Las empresas que proporcionan servicios e-mail gratuitos, ofrecen además servicios auxiliares, entre los que destaca una inimaginable capacidad de almacenamiento de información. El objetivo no es otro que fidelizar a los usuarios con la esperanza de que se animen a utilizar servicios auxiliares proporcionados por el portal. Ese es el principal secreto de cualquier portal de internet, dar la credibilidad necesaria a los usuarios para animarles a utilizar otros servicios adicionales, esta vez de pago. Las webs de pago fracasaron en su momento porque nadie se atreve a contratar un servicio por internet sin conocer previamente la calidad y fiabilidad que podremos obtener. El motivo es que una de las peculiaridades de internet es la mezcla de lo bueno con lo malo, y de lo inocuo con lo pernicioso que podemos encontrar en la red. En todoproductividad pretendemos desarrollar y explorar el concepto de “comunidades virtuales”, pues estamos convencidos de que puede ser una nueva estrategia que consiga aumentar de forma notable la productividad empresarial. En ese sentido, el término actual que caracteriza a las comunidades virtuales es “social networking”, y los gigantes de internet ya se han fijado en estos conceptos como la próxima revolución de internet. Entre los nuevos desarrollos que se han implantado en los últimos años destacamos MySpace, Facebook y otros. Todo el mundo necesita estar presente en la red, de lo que se trata es de encontrar el medio idóneo para cada segmento de población. No obstante, esto no es tan fácil como parece. De hecho, Google tiene acuerdos con News Corps para colocar anuncios en su network, Myspace, y también tiene su propia network, Orkut; pero ha reconocido que no está ganando dinero en ninguno de los casos. La clave del negocio en internet es dar con una idea que sea original y que realmente funcione, y por mucho dinero que invierta una compañía para encontrar una idea, nunca está garantizado el éxito del desarrollo. En nuestra opinión, los gigantes que tratan de desarrollar networks están excesivamente obcecados con el negocio de la publicidad. Entre los fracasos más sonados está el de Facebook, aliado de Microsoft, y que trató de redefinir el márketing utilizando conceptos pioneros de márketing social. Pero su estrategia se desmoronó estrepitosamente. La idea era que cuando alguien comprase algo por internet, se informase mediante un pequeño anuncio a los amigos del comprador de la compra que había realizado. La idea no era mala, pretendía explotar la estupidez humana que estimula a comprar todo aquello que adquieren nuestros amigos, o mejor aún, nuestros vecinos. Si facebook hubiese diseñado su estrategia para crear una networks entre vecinos, a lo mejor habría resultado. Pero aplicarlo a “amigos”, en internet, los cuales muchas veces incluso ni siquiera se conocen, no parece una idea especialmente acertada. Es posible que las “social networks” nunca lleguen a ser un negocio, y queden simplemente en el estrado del servicio e-mail que proporcionan algunas compañías. Si nos olvidamos del márketing que pretenden explotar las compañías de internet, lo que está claro es que las “social networks” generan interacciones entre sus miembros, los cuales intercambian videos, juegos, y posiblemente otras cosas. La cuestión es si los usuarios tienen que intercambiar un sitio web específico para interaccionar, o ello no es necesario. Desde nuestro punto de vista, los blogs temáticos, y especialmente los más especializados, generan el entorno idóneo para propiciar estas interacciones. El problema de las networks sociales actuales es que están cerradas al mundo exterior, aunque algunas de las grandes redes han dado el paso de abrirse a programadores independientes, que son los que realmente tienen las ideas que todo network necesita. Históricamente, todos los medios de internet han nacido como “cotos privados”, que sólo el tiempo ha ido abriendo a la participación. Es por ello esa la etapa en la que estamos actualmente, la apertura de las networks sociales a la participación en el diseño de la propia red. Estamos convencidos que las netwoks sociales pueden tener un importante desarrollo en un futuro inmediato, y desarrollar la posibilidad de crear servicios e interacciones que hoy no están disponibles. Este artículo, si bien redactado por todoproductividad, utiliza como referencia la información de “Everywhere and nowhere”.

1 comentarios:

vago dijo...

Hola, enhorabuena por su blog y por el hilo de "su amigo..." ambos son muy enriquecedores.

Sobre el tema que trata en este post, me gustaría aportar mis "2 cents"

En mi opinión los negocios virtuales que funcionan a través de internet son aquellos que son de 2 tipos:
- "prolongaciones" de negocios ya existentes en la "vida real". Ejemplo ebay (subastas, intermediarios), paypal (micropagos, actualmente en Europa disponen de licencia para operar como banco)
- ser el primero en hacer "algo" innovador cuyo modelo de negocio suele morir en uno mismo (Ejemplo: la pagina del millon de dolares)


Las "comunidades sociales" tienen como centro el uso de la plataforma con coste cero (acceso a internet descontado) De hecho si una plataforma cambia su modelo: de gratuita a pago, o a pagar por ciertos servicios o modificar la licencia de uso etc, los usuarios se revelan y comienzan a usar otra comunidad con servicios similares, que de repente crece en funcionalidad ante las demandas de los usuarios y la expectación de business angels o similares...

Creo que mientras el "canal" de acceso a las plataformas no permita controlar mas a los que acceden, permita "facturar" de forma precisa Y los usuarios hayan interiorizado el pagar por servicios de internet (ya estoy pagando por la conexión porque he de pagar por entrar en tu "página") no triunfarán las redes sociales. Pero claro, ese canal no es internet...