29 mayo 2008

Me cayó Sudán en el examen de economía

Pocos hubiesen aprobado si les cae Sudán en un examen de economía, pues de la mayoría de los países africanos la tendencia parece ser que nos lleguen sólo malas noticias. Cierto es que no es momento para invertir en Sudán, pero si para que vayamos conociendo aquellos lugares de África que pueden ser considerados diamantes en bruto. Uno de esos lugares es Sudán, situado al sur de Egipto, queda bañado por gran parte de la cuenca del río Nilo. Se trata de una región inmersa en conflictos bélicos, y con episodios frecuentes de hambruna. Sudán comparte fronteras con lugares con países como Etiopía, el Congo, y Uganda; y en el oeste del país, en Darfur, están aconteciendo actualmente feroces combates. Y cuando hay conflictos bélicos en África, podemos estar seguros que no sólo se trata de señores de la guerra, o conflictos religiosos: materias primas de incalculable valor seguro que están cerca. En efecto, nadie parece saber cómo y por qué se lucha en Abyei, en el sur del Sudán. No es muy conocido el motivo por el que los árabes del norte intentan impedir a toda costa perder las desoladas e inhóspitas tierras del sur. Pues bien, la discordia son los 500.000 barriles de petróleo de petróleo que diariamente se bombean desde Abyei y que son codiciados tanto por las partes en conflicto como por las potencias occidentales en sus respectivas áreas de influencia. Las fuentes del Nilo, tan buscadas por los exploradores británicos Stanley y Livingston. Ignoraban tan grandes descubridores que el denominado Nilo Blanco que atraviesa el Sudán, tiene un “Nilo Negro” en el subsuelo mucho más lucrativo. Se estima que desde 2005, sólo en el área de Abyei se ha producido petróleo por un valor de 1.800 millones de dólares, así que podemos imaginar las tensiones que se están generando en el área.
Bibliografía: The south i son the brink too. The Economist 24th 2008
Publicar un comentario en la entrada