30 mayo 2008

Los precios de la electricidad suben en toda Europa

resulta difícil conocer qué alternativas tenemos. Todo va tan deprisa que resulta incluso difícil saber qué combustible es el más apropiado para ahorrar energía. Por otra parte, conocimos que la inflación en España se ha disparado a niveles no conocidos en una década (4,7 %). Es buen momento, por ello para conocer cómo está el panorama de los costes energéticos en Europa, y qué medidas están tomando nuestros socios/competidores más directos. En Europa, los costes de la electricidad se han disparado, pues la dependencia del continente del carbón y del gas natural es muy grande. En Alemania, por ejemplo, los precios probablemente subirán un 10 % a finales de año, pasando a 82 euros por megavatio hora. Pero ya han crecido un 12 % en el último año. El carbón más que ha doblado su precio en un año, costando 167 $ la tonelada el procedente de Sudáfrica, y el gas natural en Gran Bretaña casi ha triplicado su precio. Las medidas que se están tomando para superar la situación son diversas. Por ejemplo, Schiphol Group NV, el gran operador de aeropuertos holandés planea negociar la compra de la electricidad directamente, como si fuese cualquier otra commodity, y así espera ahorrar dinero. Pero la energía eléctrica en Europa sigue estando baja de precio, a la vista del incremento en el coste de los combustibles. Por ello, la tendencia es alcista en los próximos meses. Los costes del carbón están altos en Europa, y además los permisos de emisión se incrementaron un 18 %, lo cual hace cada vez menos rentable el uso de combustibles fósiles. El beneficio de las plantas de carbón, incluyendo los costes de emisión, cayeron un 66 % este año a alrededor de 5 euros un megavatio hora. Pero las grandes distribuidoras de electricidad siguen haciendo caja: Las ventas de E.ON AG, la compañía más grande de Alemania se elevó a 81.000 millones de dólares en 2008, y Electricite de France SA, pasó a ingresar casi 65.000 millones de euros. El volumen de negocio energético en Europa sube y sube. Fuente: Bloomberg
Publicar un comentario