13 mayo 2008

Inflación o deflación como amenazas de la economía global

Siguiendo con la revisión de análisis que la prensa internacional realiza sobre el fenómeno de la inflación, comentamos el artículo “Is inflation or deflation the biggest threat to the global economy?, publicado hoy en Moneyweek en el Reino Unido. El análisis de las amenazas inflacionistas son de gran importancia puesto que condicionan la política que sobre tipos de interés sigan los bancos centrales. Ya de por si el diferencial del interbancario con los tipos oficiales es elevado, pero si la inflación sigue presionando al alza de la forma que lo está haciendo, es previsible que continúen las restricciones del crédito, o incluso se agudicen, por l que es hora de plantearse las inversiones industriales. La apuesta firme de este blog es orientar las inversiones hacia la mejora de la productividad, antes que a incrementar la capacidad de producción, puesto que esta estrategia es mucho más eficiente en costes. Si nos fijamos en la economía británica, esta semana ha estado dominada por datos macroeconómicos negativos. Los precios de la vivienda están cayendo y las ventas minoristas también descienden. En condiciones normales estaríamos hablando de deflación, pero lo más sorprendente de la situación es que aunque la demanda sigue cayendo, los precios de las materias primas siguen aumentando. ¿Qué fenómeno se está produciendo? Moneyweek realiza un análisis detallado para tratar de averiguar lo que está sucediendo.

  1. Contracción del sector inmobiliario: En primer lugar, hace eco de la última encuesta de la Royal Institution of Chartered Surveyors, cuyos resultados muestran en el 95 % de los casos los precios de la vivienda han caído en abril. En los treinta años que la institución lleva realizando este estudio nunca había ocurrido algo parecido, incluyendo incluso el crash que sufrió a principios de los noventa el sector inmobiliario británico.
  2. Disminución del consumo: Esta contracción brusca del sector inmobiliario británico ha tenido, como no podía ser de otra forma, efectos negativos en el consumo. Las ventas minoristas interanuales crecen ya a un exiguo 1,9 %,. Si tenemos en cuenta que en marzo el crecimiento era del 3,9 %, podemos deducir que en abril se ha producido una contracción realmente espectacular.
  3. Horrible inflación en los productos manufacturados: Otro dato, que contrasta con previsiones contrarias realizadas por los expertos hace pocos meses, es que el precio de los productos manufacturados ha aumentado interanualmente un 7,5 % en abril. Tendríamos que remontarnos al año 1986 para encontrar un panorama tan desolador. Incluso descontando alimentos y combustibles, tendríamos que remontarnos a 1995 para encontrar cifras parecidas. Desde nuestro punto de vista, el precio de los combustibles y las materias primas está haciendo ahora mella en la inflación, pero cuidado que esto significa que lo peor está aún por venir. Pasan al menos seis meses para que los precios de las materias primas se trasladen a las ventas minoristas de productos manufacturados. Los datos más actualizados apuntan porque la situación seguirá igual, de hecho hoy se han conocido los datos de inflación del mes de abril y ha sido un 3 % (Reino Unido), más alto de lo que se esperaba en la city.
  4. Precios de las importaciones: Los precios de las importaciones también están subiendo, en este caso espoleados por la debilidad de la libra esterlina. En el primer trimestre se han registrado crecimientos interanuales del 10,1 %, según Financial Times.
  5. Espiral precios-salarios: Según John Plender, de Financial Times, la espiral precios salarios que tan funestas consecuencias produce, puede no estar ocurriendo en el mundo desarrollado, pero si el países en vías de desarrollo. En estos países los trabajadores están en plena batalla por conseguir aumentar sus salarios. Podemos pues estar asistiendo al final del periodo de “zapatos baratos”, “ropa barata”, y tantas otras cosas más. Muchos países en vías de desarrollo tienen monedas vinculadas al dólar y están perdiendo mucho valor, lo cual impulsa también los precios de las materias prima.
Publicar un comentario en la entrada