02 junio 2008

La inflación en las economías emergentes crece a un ritmo no visto en los últimos 25 años

Venimos comentando en otros artículos que uno de los mayores demonios de la productividad industrial podría estar fuera de control, nos referimos efectivamente a la inflación. Por áreas geográficas, y si bien Norteamérica y Europa sufren los efectos de la inflación, donde la inflación está provocando mayores estragos es en Lationamérica, y sobre todo en Asia. Todos los bancos centrales de la región, desde Beijing a Bankok, ponían sus esperanzas en que la disminución de la demanda en las exportaciones desde Norteamérica y Europa frenaría la inflación. Pero no ha sido así, el crecimiento del consumo interno ha llevado a la inflación en Asia a una cota promedio del 26 %. Hay que estar muy atentos sobre este hecho, puesto que sus repercusiones en la economía de occidente no tardarán en notarse. En China, Tailandia, Filipinas, y al menos otras ocho economías asiáticas se conceden actualmente préstamos a un coste inferior al de la inflación. Este hecho, provoca un riesgo más que evidente de que los precios suban aún más rápido, provocando el sobrecalentamiento de las economías y a un eventual colapso. A menos que se tomen medidas inminentes, invertir en Asia supone un riesgo bastante mayor que el habitual, que no es pequeño. La confianza en este modelo de crecimiento se debilita, y hay un riesgo importante de corrección de los mercados cuando el capital salga. Tailandia, por ejemplo, mantiene unos tipos de interés del 3,25 pese a que su inflación es del 6,25, el triple que hace un año. El Banco de China, que ya anunció en diciembre mayor rigidez en su política monetaria, mantiene unos tipos del 7,47 desde finales de 2007. Sin embargo, la inflación en China se ha elevado ya al 8,5 %. Según los analistas consultados por Bloomberg, si tienen lugar acciones contundentes por los bancos centrales, los precios podían ir mucho más arriba, y los bancos centrales están ya bajo presión. Algunas economías emergentes con crecimientos intensos están tomando ya medidas aunque de forma insuficiente: Brasil, por ejemplo, ha subido sus tipos en Abril por primera vez en tres años, cuando su inflación superó el 5. Más dramática es la situación en Venezuela, donde los precios se encuentran ahora un 29,3 % más altos que hace un año. En Rusia, pese a dos subidas consecutivas de los tipos de interés, la inflación no sólo no se frena sino que se acelera. En efecto, los rusos están soportando ya una inflación del 14,3 % La espiral de créditos amenaza ya la calificación de crédito de muchas naciones emergentes. Entre las naciones Bric, Rusia es el país más vulnerable, pero también lo son Brasil, China e India. El incremento en los precios está alcanzando un ritmo no conocido en los últimos veinticinco años.
Publicar un comentario