20 junio 2008

Reciclaje de material radiactivo

El rechazo a la energía nuclear se debe en gran medida al ocultismo que sobre los efectos de la misma imperó en el mundo durante muchos años. La gente teme sobre todo a los residuos incrontrolados que parece ser no se han tratado convenientemente. En ese sentido, nos hacemos eco de una noticia aparecida el pasado 13 de junio en el diario norteamericano Startribune.com, que ilustra también las enormes posibilidades del negocio del reciclaje. Según la noticia, el Departamento de Energía de los Estados Unidos considera recuperar 300 millones de dólares al reciclar chatarra radiactiva procedente de antiguas instalaciones de uranio en Tennesee y Kentucky. Esta chatarra procede de las operaciones de enriquecimiento del uranio, en las cuales el metal que entra en contacto con el uranio enriquecido queda contaminado. Las cifras de esta actividad son importantes, de hecho hablamos de la limpieza de 15.300 toneladas contaminadas a bajo nivel con níquel, que se utilizaba en la antigua planta k-25 en Oak Ridge, cerca de Knoxville, y una planta hermana todavía activa ubicada en Paducah, Ky. Este volumen llenaría de material 765 trailers, lo que nos da una idea de la magnitud de la operación y se pretende obtener níquel cuyo valor en el mercado será de 300 millones de dólares. El níquel será reciclado y reutilizado en aplicaciones comerciales radiológicas, como las propias plantas nucleares actuales, y el producto obtenido será controlado por el gobierno. Si extrapolamos esta noticia a los múltiples residuos de tipo industrial que no ser recuperan hoy en día, nos hacemos una idea de qué actividades van a ser boyantes en un futuro inmediato. Está muy bien reciclar materiales sencillos como el papel y el vidrio, pero el negocio que aún está por despertar es el reciclaje de los residuos indutriales.
Publicar un comentario