05 mayo 2008

Últimas tecnologías de pintura robotizada

Ver actuar a un robot de pintura es una interesante experiencia, la máquina realiza automáticamente un trabajo tedioso que requiere de una elevada capacitación y disponibilidad de pintores. El robot consigue cumplir los requisitos técnicos más exigentes, con un ahorro en consumo de pintura considerable (en las líneas de pintura convencionales se pierde hasta el 60 % de la pintura), evita problemas para la salud y elimina las emisiones al exterior. Pero, lo mejor de todo es la excelente calidad que se consigue utilizando esta tecnología. En este post hablamos de la pintura robotizada, según tecnología ABB, recopilando varios datos publicados por Manufacturingtalk, en su newletter del 23 de abril. Estos sistemas se utilizan para trabajar en continuo, siempre que necesitemos pintar un buen número de piezas similares, y mejor aún si no son muy grandes. De esta forma, podremos ir alimentando piezas o equipos utilizando las distintas posibilidades de los transportadores convencionales. Conforme cada pieza llega al lugar donde está el robot, en una atmósfera aislada, automáticamente se lleva a cabo la tarea de pintura. La utilización de robots permite un incremento en la transferencia de pintura que va del 17 % al 40 %. Una vez la pieza ha sido pintada, se coloca en un horno de convección para su secado y luego se mueve a una zona donde es controlado por posibles marcas o polvo. Una de las ventajas más interesantes del sistema desarrollado por ABB es que lleva incorporado un sistema de recirculación de aire, combinado con un proceso de ahorro energético. A menudo, las pinturas usadas en líneas de producción tradicionales contienen ingredientes tóxicos que son peligrosos para la salud humana y el medio ambiente. En tales sistemas, el aire, que se ha mezclado con solventes usados, es simplemente descargado en el aire a través de una chimenea. La solución ABB evita esto asegurando que el aire contaminado no se ventea al exterior. En la etapa final de producción, puede reciclarse en la cabina en un 90 %. El sistema de recirculación no sólo permite la reutilización del aire, sino que también permite que el 10 % de aire final contaminado sea controlado y mantenido en unos límites seguros, en un tubo de aire especial. Asimismo, extrayendo el caudal de aire a través de un oxidante térmico regenerativo (RTO), se asegura que son destruidas todas las toxinas tóxicas descargadas en el proceso industrial, El ahorro energético que se consigue utilizando esta tecnología robotizada es del 30 %, con un 9 % de reducción adicional en el coste de operación anual de los procesos de pintura.
Publicar un comentario