04 mayo 2009

¿Cómo se comportarán este año los bancos Norteamericanos?

Las previsiones de los bancos norteamericanos apuntan que este año seguirá la morosidad de los préstamos y las pérdidas. Este es el resultado de un informe de la FED que se ha dado a conocer hoy. Más del 70 % de los que responden a las preguntas de la FED creen que los malos préstamos continuarán aumentando y ello lastrará la economía. Conseguir una tarjeta de crédito en Estados Unidos está siendo cada vez más difícil, y en los negocios las condiciones cada vez son más estrictas.
El informe también indica que los signos de estabilización de la economía norteamericana que se han ido detectando en las últimas semanas no se están traduciendo en una relajación de las condiciones de los créditos. La historia ya la conocemos, pese a las masivas inyecciones de capital que han aportado liquidez a los bancos, los prestamistas siguen sin extender el crédito a las familias y los negocios. La mayoría de los expertos consultados por la FED tanto en USA como fuera creen que este año continuará deteriorándose el crédito tanto en los negocios como en las familias. La FED está haciendo esfuerzos sin precedentes para hacer que el crédito se expanda y se consiga desbloquear la crisis financiera, y la administración Obama ya ha dicho que está preparada para inyectar más fondos de los contribuyentes y evitar que caiga otro banco importante.

Refinanciaciones

Es importante mencionar que los bancos están permitiendo a las corporaciones refinanciar sus deudas existentes, y este fenómeno se extenderá aún más en el futuro. Evidentemente, estas refinanciaciones no servirán para relanzar la economía, pero al menos ralentizarán la frecuencia con la que las empresas entran en quiebra. Esto puede suponer que aparezca un punto de inflexión en la crisis y que los bancos puedan ayudar a frenar el deterioro de la economía.

Otros indicadores

Los indicadores de estas dos últimas semanas muestran que si bien la vivienda sigue bajando de precio, ya lo hace a menor ritmo, y también se ha frenado la disminución continua en el número de viviendas vendidas. También la confianza del consumidor y la contracción en la fabricación caen a menos velocidad que en meses precedentes. En conclusión, estas últimas semanas se viene observando que si bien el "credit crunch" sigue atacando con virulencia, al menos lo hace ya con menor intensidad que la vivida en meses precedentes.

Fuente: Bloomberg

Publicar un comentario