03 mayo 2009

Hablemos un poco de clusters


Los clusters empresariales se han extendido en los últimos años alcanzando un grado de éxito diferente. En algunos casos hemos detectado un cierto "barullo de conceptos" a la hora de organizarse estas estructuras, y no pocas ineficiencias en el uso de las ayudas públicas que en estos tiempos proliferan para la creación de redes de cooperación. Vamos a repasar en este artículo los conceptos fundamentales de los clusters, especialmente industriales, y sus posibilidades en la participación de comunidades virtuales.
Las iniciativas clusters están siendo promovidas por distintos agentes, pero podemos agruparlos en dos: clusters promovidos por la iniciativa privada y clusters en los que hay algún tipo de participación pública. Los resultados del clustering suelen ser diferentes en ambos casos.
Los clusters industriales son colecciones de firmas de industrias relacionadas que están localizadas próximas entre sí. Curiosamente el concepto de "cercanía" se pierde en muchos clusters actuales que son organizados más bien adaptándose a divisiones geográficas o políticas. Cuando las empresas que forman un cluster están separadas entre sí a veces incluso cientos de kilómetros, sólo es posible aprovechar las ventajas de las estructuras clusters si se utilizan conceptos de creación de comunidades virtuales.
Las empresas agrupadas en una estructura de cluster obtienen ventajas competitivas determinantes que se derivan de su proximidad. Es posible por ejemplo crear una cantera común para obtener trabadores especiales mediante programas de formación adaptados a las necesidades de las empresas.
Pero muchas más ventajas pueden obtenerse si se consigue que las empresas entiendan las ventajas competitivas que pueden obtenerse con una organización en cluster. La disminución de los costes de transacción y los tiempos de viaje entre clientes y suministradores son también ventajas que pueden obtenerse por este camino. Otro campo interesante sobre el que avanzar es extender racionalmente el uso de las nuevas tecnologías entre las empresas adheridas al cluster. A lo largo de los años hemos podido ver que las empresas están en manos de las estrategias de marketing de los fabricantes de tecnología, y en muchas ocasiones se embarcan en grandes esfuerzos de inversión en tecnología que no son justificables para la actividad.
Cuando un cluster bien organizado se expande, se desarrollan sinergias entre firmas e instituciones, y se estimula el crecimiento y la innovación.
Para comprender las interrelaciones entre las actividades de una economía regional, un modelo de cluster industrial más complejo puede descubrir las relaciones dinámicas que existen entre colecciones de industrias. La técnica de análisis de cluster es un método de definición de las relaciones entre grupos de empresas conectadas a través de varios tipos de relaciones. En los cluster industriales se definen a menudo dos relaciones básicas principales:

  • Relaciones verticales: Relaciones típicas directas entre comprador-vendedor que son comunes en la cadena de suministros.

  • Relaciones horizontales: grupos de firmas conectadas por series de clientes comunes, uso de tecnologías similares, cadenas de distribución relacionadas, requerimientos laborales comunes, demanda de recursos similares y mismas necesidades de infraestructuras.
Desarrollo de estructuras de cluster regionales
Para desarrollar estructuras de cluster regionales, puede implementarse la siguiente secuencia de acciones:

  • Definir la región.

  • Identificar partners clave.

  • Análisis cuantitativo.

  • Análisis cualitativo.

  • Identificar oportunidades.
Bibliografía:

  • Andersson et al. The cluster policies whitebook.

  • Cluster-Based Community Development Strategies A Guide for Integrating Communities with Regional Industry Cluster Strategies Draft. Carnegie Mellon. Center for Economic Development.
Palabras clave: Technique of cluster analysis
Publicar un comentario en la entrada