17 junio 2009

En 2010 aumentará la llegada de capital a las economías emergentes

Los líderes del Institute of International Finance, una institución que representa a más de 370 firmas financieras internacionales, ve un incremento de la llegada de capital a las economías emergentes en el año 2010. Estas conclusiones se han desvelado en un encuentro que la institución ha mantenido en Beijing el pasado 10 de junio.

Estas noticias harán respirar a muchos países emergentes que han visto como la llegada de capital declinaba este año hasta un volumen que quizás llegue a 141.000 millones de dólares. Esta cifra está muy lejos del record alcanzado en 2007, cuando llegaron a invertirse 888.000 millones en economías emergentes.

Los proyectos que llegan a los miembros del IIF, un auténtico barómetro para este tipo de transacciones, apuntan a una recuperación de las inversiones en economías emergentes, donde la cifra total alcanzará en 2010 los 373.000 millones de dólares.

Esta elevación de capital se espera venga sobre todo del flujo de capitales relacionado con la deuda, atraído en parte por la persistencia de los amplios diferenciales de interés nominal existentes entre las economías maduras y las emergentes. Este diferencial no es muy conocido en Europa, pero debería saberse que los tipos de interés fuera de las economías fuertes siguen siendo altísimos, hablamos del 20 o 30 %. Es la única forma que tienen estas economías de evitar huídas de capitales hacia el norte.

Las últimas previsiones del IIF apuntan a que 2010 puede ser un año de recuperación global, aunque el ritmo de recuperación del PIB será modesto.

Las previsiones de incrementos en inversiones han sido revisadas al alza en Asia y Latinoamérica, y hacia abajo en las economías emergentes de Europa. Las proyecciones de capital privado inyectado en Asia apuntan a 120.000 millones de dólares en 2010, a partir de una cifra proyectada de 88.000 millones de dólares este año, y tan solo 59.000 millones en 2008. El record tuvo lugar en 2007 cuando se inyectaron 296.000 millones.

En Latinoamérica, las expectativas son también optimistas para el próximo año, cuando el flujo de capital puede ascender a 103.000 millones, frente a los 63.000 millones de este año.

En Oriente Medio y África, el flujo de capital quedará bastante estable en torno a los 28.000 millones de dólares.

Artículo completo aquí.

Publicar un comentario en la entrada