09 junio 2009

Las últimas tendencias mundiales de inversiones en energías verdes

Muchas actividades empresariales se han hundido en este último año. Un año que ha estado marcado por la corrección global de un modelo económico basado especialmente en la construcción y el consumo interno. Así que en medio de una recesión profunda como la que nos encontramos es difícil encontrar el camino hacia el nuevo modelo de crecimiento que permita salir de la recesión.
Entre los nuevos modelos de crecimiento que se atisban para el futuro merece destacar el negocio que viene impulsándose sobre las energías verdes, una temática tratada con profundidad en Todoproductividad. La eficiencia energética y las energías alternativas son sin duda nichos de negocio que estarán presentes en el nuevo modelo de crecimiento que el mundo necesita.
Un informe recientemente publicado por las Naciones Unidas ha desvelado lo importante que están siendo ya las energías verdes en la economía mundial. Es por ello que merece la pena hagamos una revisión detallada de lo que el informe de la ONU (sólo disponible en inglés) recoge.
Si bien los datos del informe corresponden al año 2008 y por tanto los efectos de la crisis financiera son solo parciales, lo cierto es que el negocio de las energía verdes ascendió a 155.0000 millones de dólares en todo el mundo. Estas cifras cuadruplican los datos del año 2004. En 2008 las inversiones continuaron aumentando pero lo hicieron a un ritmo del 5,5 %, muy inferior al crecimiento del 59 % experimentado en 2007.
Las condiciones de los mercados financieros fueron extremadamente difíciles en el año 2008, pero las nuevas inversiones record se debieron sobre todo al impulso que viene dándose en China, Brasil y otras economías emergentes.
De los 155.000 millones, 105.000 fueron gastados directamente en desarrollar 40 GW de capacidad de generación a partir de fuente eólica, solar, mini-hidráulica, biomasa y geotérmica.
También el negocio de los grandes proyectos hidroeléctricos sigue boyante, con una capacidad total desarrollada de 25 GW.
140.000 millones se invirtieron en generar electricidad con fuentes de energía de baja producción de CO2 lo cual supone un 40 % de toda la capacidad de generación instalada ese año. Esto supone en la práctica que el 40 % del negocio de la energía en cuanto a nuevas infraestructuras está ya acaparado por las energías verdes. El sector fotovoltaico sigue muy fuerte especialmente en los países en desarrollo, pero también han despuntado con fuerza otras energías como la geotermia, con proyectos en marcha desde Australia a Japón y Kenia.
Otras economías en desarrollo como Brasil, Chile, Perú y Filipinas han introducido políticas y leyes que estimulan las energías verdes. México, por ejemplo, ha doblado hasta el 16 % la cuota de energía renovable.

Los principales hitos en energías verdes

El sector eólico atrajo en 2008 inversiones por un valor de 51.800 millones, un crecimiento del 1 % sobre las inversiones de 2007. La inversión en energía solar subió un 49 %, con unas inversiones totales del 49 %. El biodiesel, por el contrario cayó un 9 %, con unas inversiones totales de 16.900 millones de dólares. El valor de transacción total en el sector energético. Una de las respuestas a la crisis económica global han sido los anuncios de paquetes de estímulos con provisiones multimillonarias para impulsar la eficiencia energética y las energías renovables. Estos nuevos negocios verdes han sido acogidos por algunas economías, incluyendo China, Japón, la República de Corea, países europeos y Estados Unidos.

Baja el coste de las energías verdes – especialmente los costes de la energía solar

El coste de la energía solar está cayendo con fuerza (ver "Desplome en los precios de los paneles fotovoltaicos"). Se espera que el precio de los módulos fotovoltaicos, por ejemplo, caiga aproximadamente un 43 % en 2009.

El mercado del carbono continúa ascendiendo

A pesar del tumulto en los mercados financieros internacionales, el valor de transacción del mercado de carbono total creció (ver "Más sobre el CDM y sus mecanismos") un 87 % durante 2008, alcanzando un total de 120.000 millones. Siguiendo el liderazgo de EU y los mercados de Kyoto, varios países están poniendo en marcha mercados de carbono y trabajan según UN Framework Convention on Climate Change (UNFCCC).

Cambios de crecimiento en el mundo en desarrollo

En una base cuantitativa, las inversiones en Europa fueron en 2008 de 49.700 millones, con un crecimiento del 2 %. En Norteamérica la inversión fue de 30.100 millones, lo que supuso una caída del 8 %. Estas regiones experimentaron una ralentización en la financiación de nuevos proyectos de energías renovables debido a la falta de financiación de proyectos y el hecho de que los mercados de crédito fueron más inefectivos. Si bien el mercado en los países desarrollados se estancó (caídas del 1,7 %), los países desarrollados crecieron un 27 % sobre 2007, ascendiendo ya las inversiones en países en desarrollo a la cantidad de 36.600 millones de dólares. China lideró las inversiones en Asia, con un incremento del 18 % sobre 2007 (15.600 millones), principalmente en nuevos proyectos de energía eólica y algunas plantas de biomasa. Las inversiones en la India crecieron un 12 %, hasta alcanzar 4.100 millones de dólares en 2008. Brasil propició casi todas las inversiones en energías renovables en Latinoamérica en 2008, recibiendo el etanol 10.800 millones (una subida del 76 %) respecto a 2007. África alcanzó un incremento modesto, con inversiones de hasta un 10 % que ascendieron a 1.100 millones de dólares.

El reverdecimiento de los paquetes de estímulo económico

La crisis financiera internacional se está combatiendo mediante inyecciones públicas de inversiones verdes, lo cual ha contrarrestado la paralización de inversiones privadas a finales de 2008. Los paquetes de estímulo fiscal anunciados en recientes meses, contabilizaron compromisos que se estiman en 183.000 millones de dólares. Los diferentes países varían muy significativamente en términos de inversión y claridad de sus medidas. Los Estados Unidos y China son líderes en este tipo de estímulos, comprometiendo cada uno de ellos unos 67.000 millones, pero el paquete de Corea del Sur es el más verde, con un 20 % comprometido en energía verde. Este estímulo verde ilustra la buena voluntad política de los gobiernos en asegurar el crecimiento futuro a través del desarrollo económico.

Año 2009 y más allá

Las nuevas inversiones en 2009 cayeron un 53 % en el periodo de 2008, reflejando la profundidad de la crisis financiera, aunque el informe apunta "green-shoots" (brotes verdes) de recuperación durante el segundo trimestre de 2009, pero el sector aún tiene mucho camino que recorrer para recuperar los niveles de inversión de finales de 2007 y comienzos de 2008.

Las nuevas inversiones en energía renovable, eficiencia energética y captura de carbono alcanzarán en 2020 un 0,44 % del GPD.
Publicar un comentario en la entrada