23 junio 2009

El gobierno de Zimbabwe busca atraer la inversión extranjera

Las leyes de indigenización del país introducidas por el Presidente Robert Mugabe acabaron provocando como era previsible la huida en estampida de la inversión extranjera. Y como siempre ha ocurrido en África cuando se da la espalda a los países desarrollados, la economía fue duramente golpeada. El actual primer ministro, Morgan Tsvangirai, planea cambiar las leyes para tratar de atraer nuevamente a las multinacionales, siempre odiadas pero sin las que muchos países lamentablemente no pueden vivir.
El actual presidente intenta por todos los medios cambiar la imagen del país y ha buscado el apoyo de líderes mundiales, entrevistándose entre otros con Barak Obama. Durante su viaje por el norte, ha conseguido desbloquear 150 millones de ayuda, fondos que serán canalizados a través de organizaciones no gubernamentales.
Pero el tesoro más codiciado de Zimbabwe son sus recursos mineros, y es en la industria minera donde Tsvangirai busca inversores. Dos pequeñas compañías, Impala Platinum y Mwana Africa, están ya invirtiendo allí, pero el riesgo político alejó a las grandes compañías.
Los ricos depósitos de oro, níquel, platino y diamantes pronto serán sin duda nuevamente explotados, pero para ello Tsvangirai debe cambiar varias leyes. El nuevo gobierno se propone dar nuevos incentivos, incluyendo niveles racionales de royalties y niveles de tasas corporativas aceptables.
Nuevos tiempos parecen pues aproximarse para los negocios en Zimbabwe, habrá que permanecer atentos.

Bibliografía: Financial Times

Publicar un comentario