04 junio 2009

El déficit presupuestario puede llegar al 9 %

La economía española se ha aliviado algo estos dos últimos meses, y es que el estado ha inyectado ingentes cantidades de liquidez tanto para sanear el sistema bancario como para estimular al moribundo sector de la construcción. Es lo que han hecho todos los países del mundo que tenían capacidad para endeudarse. Pero claro, no deja de ser un salto a la desesperada porque si la economía no responde por sí misma en breve no habrá posibilidad de seguir inyectando dinero. El desplome monumental de los ingresos simultaneado con el aumento no menos monumental del gasto público para apuntalar el sistema que se cae ha originado un agujero que algunos consideran puede llegar a la astronómica cifra del 9 % de déficit. España entra entonces en el grupo de países cuya economía está endeudada, y por lo tanto paralizada. Endeudados están los españoles, que pagan ahora los excesos de haber pedido cerca de 900.000 millones a los bancos y endeudados están los promotores, que pagan los excesos de haber pedido 300.000 millones para pisos que ahora nadie puede comprar. Preocupada queda la banca pues ahora le llega la verdadera crisis, pues tiene que asumir la friolera de 150.000 millones de euros en inmuebles. Es decir, todo se suma, por una parte prestaron el dinero a los españoles y a los bancos y ahora al no poder pagar éstos la burbuja inmobiliaria que entre todos crearon, ahora la pelota vuelve a los bancos con otros 150.000 millones de activos inmobiliarios más. A ello se suma evidentemente el chorreo de embargos que de manera continuada va inundando los juzgados. Pero la cosa no queda ahí ni mucho menos, pues el sector de la construcción y todos los sectores anexos están también en vigilancia intensiva. Por ejemplo el transporte, con 200.000 camiones parados en España que sus propietarios no pueden pagar. En conclusión, todos pensábamos que 2008 era un “annus horribilis”, pero fue un año benigno frente a 2009. Ahora pocos esperan que las cosas puedan ir peor, pero muchos nos preguntamos que va a ocurrir si la economía no se reactiva y el estado no puede seguir endeudándose más, un hecho este último que ocurrirá en pocos meses.
Publicar un comentario