03 junio 2009

La economía de Australia se expande un 0,4 % y esquiva la recesión global

La economía australiana, muy castigada como hemos visto en otros artículos por la caída del comercio global, ha sabido reaccionar. En el primer trimestre del año, ha crecido inesperadamente como consecuencia del crecimiento de las exportaciones y del consumo interno.

El Producto Interior Bruto se elevó un 0,4 % en los tres primeros meses hasta el 31 de marzo, después de haberse contraído un 0,6 % en el cuarto trimestre. Los datos proceden de la Bureau of Statistics de Sidney.

El dólar australiano también está creciendo, fortalecido al saberse que en la región Australia es una de las pocas economías que ha seguido creciendo (junto a China e India. Las medidas empleadas por el gobierno australiano son las mismas que en todos los demás países, recortes de tipos e inyecciones de liquidez para impulsar el gasto (9.900 millones de dólares).

Pese a estos datos positivos, la economía australiana permanece débil. La inversión empresarial se hundió un 6,1 % y las importaciones caen un 7 % cuando compañías como Tinto recorta gastos salariales. Las ventas de coche no se salvan del hundimiento mundial y caen en mayo un 14,9 % interanual.

Técnicamente Australia ha sorteado por ahora la recesión, pero los detalles fundamentales no pintan un futuro halagüeño. Las inyecciones de liquidez desde la administración tienen un efecto revulsivo inmediato sobre la economía, pero no siempre son suficientes como para conseguir que luego la actividad se mantenga. Las inversiones siguen cayendo y las importaciones estancadas, por lo que lo que ocurre en Australia es que la economía se ha mantenido artificialmente por el gobierno.

Fuente: Bloomberg

Publicar un comentario en la entrada